1 de cada 4 niños españoles de entre 3 y 5 años sufre obesidad

Considerando los resultados del último estudio hecho público en Barcelona por la Fundación Thao sobre los hábitos de alimentación de los niños, se podría decir que el índice de obesidad infantil en España ya es casi igual al de Estados Unidos.

Cada vez el sobrepeso afecta a niños con edades más tempranas. Y me pregunto: ¿qué comerán estos niños?

El por qué de la obesidad infantil

La obesidad infantil aumenta en España

Datos como estos tienen algo de positivo, nos hacen reflexionar sobre lo que damos de comer a nuestros hijos. Si lo estamos haciendo bien o mal, en qué acertamos y en qué nos equivocamos, o si realmente estamos poniendo todo nuestro empeño para ofrecer una alimentación adecuada a nuestros hijos… Como dijo Rafael Casas, director científico de la fundación, de los 3 a los 5 años es una edad muy prematura para sufrir de obesidad. ‘Es alarmante y debemos poner todos nuestros esfuerzos para evitar la obesidad infantil. No estamos invirtiendo prácticamente nada en su prevención. El gasto en estas actuaciones solo equivale al 5 o 6 por ciento del total de la factura sanitaria’.

Me pregunto cómo, en un país con una dieta mediterránea tan rica y variada, pueda ocurrir eso. El estudio advierte, además, que solo un 75 por ciento de los niños consume una pieza de fruta al día, y que el 4,1 por ciento de los niños y niñas de entre 8 y 13 años consumen bebidas alcohólicas. También revela que hay un elevado sedentarismo ya que un 24 por ciento de los niños de entre 8 y 13 años pasan hasta 2 horas delante de la televisión y el ordenador. Aparte de eso, el estudio también deja ver que solo un 66 por ciento de los niños desayuna antes de salir de casa.

La obesidad infantil empieza en casa

El problema de la obesidad empieza en casa. Por eso es tan importante que haya una prevención desde los primeros años de vida de los niños. Los 3 primeros años son elementales porque es cuando los pequeños empiezan a probar distintos sabores, diferentes texturas y cantidades. Introducir buenos hábitos alimenticios en esta etapa no es nada fácil, requiere paciencia, tiempo, persistencia y esfuerzo, pero si pensamos en cómo eso va a repercutir más tarde en su crecimiento y desarrollo, seguro que nos empeñamos más, ¿verdad?

Tenemos que concienciarnos de que el exceso de peso es una amenaza para la salud futura de los niños. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), es el principal factor de riesgo de enfermedades crónicas como la diabetes y dolencias cardiovasculares, la gran causa de muerte en todo el mundo. ¿Cómo lo ves?

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com