Consejos para la prevención de los piojos de los niños

Ningún método para prevenir el contagio de los piojos es infalible por sí solo. La constancia es el mejor arma tanto para prevenirlos como para combatirlos. Y es que cuando el niño se rasca la cabeza, ya es tarde. Probablemente ya tiene una colonia de estos diminutos parásitos porque los líquidos corporales que desprenden los piojos adultos, en plena fase de reproducción, son los que causan los picores.

Cuando encuentran una cabeza que les agrada, resulta dificil eliminarlos y, por eso, nunca mejor dicho, más vale prevenir que curar. Para tomar medidas que eviten una infestación masiva de piojos, hay que poner en conjunción una serie de recursos que juntos, trabajen al unísono.

Constancia contra los piojos

Quitan liendres

Una de las mejores formas de combatir que los piojos elijan la cabeza de tus hijos es aplicarles cada día un poco de repelente para piojos en su cabello. Los repelentes para piojos actúan del mismo modo que los insecticidas, les ahuyentan y evitan que escojan ese lugar para anidar. Otro recurso que funciona es revisar diariamente la cabeza de los niños, para coger a tiempo la infestación y así prevenir que con su reproducción abunden en número. Ten en cuenta que una hembra adulta puede poner alrededor de 8 huevos diarios y en una semana, estos inquilinos del cabello se habrán multiplicado por siete.

Advertir a tus hijos de las formas de contagio también es esencial para que eviten, en la medida de lo posible, el contacto directo de cabeza a cabeza, al estudiar o jugar. Evita que compartan peines o cepillos y, si son niñas, procura que vayan siempre con el cabello recogido al colegio con coletas, trenzas o moños, ya que es más fácil para los piojos pasar de una cabeza a otra que tiene el cabello largo y suelto.

Si no hemos tomado las medidas de prevención a tiempo o, a pesar de tener en cuenta todo esto, nuestro hijo tiene la cabeza llena de piojos, tenemos que erradicarlos siguiendo otras pautas que consisten, en primer lugar, en aplicar los tratamientos pediculicidas a toda la familia, ya que es muy fácil el contagio en casa a través de cojines, almohadas o fundas del sofá. Antes de usar cualquier producto pediculicida debes estar segura de haber encontrado piojos vivos para poder aplicarlo. En caso contrario, usa los repelentes, y así evitarás crear resistencias.

Completa el ciclo de tratamiento contra los piojos

Ten en cuenta que la mayoría de los tratamientos para piojos están destinados a eliminar a la población adulta y no a las liendres. Las liendres o huevos del piojo se encuentran adheridas al pelo mediante un pegamento que funciona como un cemento y que asegura que la liendre esté pegada al pelo hasta el momento de su eclosión. Este pegamento no es otra cosa que la saliva de la mamá, el piojo hembra.

Por este motivo, es muy importante pasar la lendrera o el peine de púas finas después de aplicar el tratamiento antipiojos. 

Al enjuagar el cabello, podemos agregar en el agua del enjuague un chorro de vinagre, ya que éste ablanda el pegamento que tienen las liendres y provoca que se desprendan con mayor facilidad al pasar el peine fino. La proporción para realizar estos aclarados finales debe ser: una parte de vinagre por dos de agua. 

 

Por último, es de vital importancia limpiar cuidadosamente todos los objetos que han estado en contacto con el cabello  como peines, cepillos, sábanas, almohadas y hacerlo sumergiéndolos en agua muy caliente. Los piojos son muy sensibles a la temperatura. Si lavas la ropa en la lavadora a más de 40 ºC, te asegurarás de haber detenido su ciclo vital.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com

Si quieres saber más sobre piojos hemos preparado una serie de videos de piojos y pediculosis con un experto que te darán mucha información sobre qué son, cómo prevenirlos y cómo tratarlos