Cumpleaños y la importancia de apagar las velas

Por qué los niños deberían apagar las velas en su cumpleaños

El nacimiento de mi hija fue y será siempre el momento más importante de mi vida. Por eso cada año que pasa buscamos celebrar su cumpleaños de la mejor forma posible. Eso de apagar las velas puede ser una tontería para algunas personas, pero para nosotros el apagar las velas en los cumpleaños es una forma de 'quemar' una etapa, y dar lugar a nuevas ilusiones y deseos. Al fin y al cabo, es como empezar un año nuevo.

La importancia de apagar las velas en el cumpleaños

Por qué los niños deben aprender a soplar las velas del cumpleaños

¡Mi hija cumple hoy doce años! Uff... parece que fue ayer cuando ella dio sus primeros pasitos, cuando dijo sus primeras palabras, o cuando se fue a la escuela por primera vez. Cuántos momentos inolvidables, cuántos propósitos cumplidos, cuántas velas apagadas...

Por eso creo que es importante que celebremos siempre el cumple de nuestros hijos, y los nuestros, por supuesto. Que les inculquemos lo maravilloso que es cumplir años y celebrarlo con los familiares y amigos. Siempre pensé que para celebrar el cumpleaños de los niños no hace falta tanta preparación. Ilusión y organización son suficientes para disfrutar de un grande día o tarde.

Lo mejor es enseñar a los niños a que compartan la alegría de cumplir años, de apagar velas, de comer una exquisita tarta, además de compartir juegos, juguetes y otras exquisiteses. Todo lo demás fluirá naturalmente.

En un cumple, los niños solo necesitan de espacio, de un lugar seguro, de bizcocho de chocolate, pizzas o perrito caliente, de globos para explotar, de música, del 'cumpleaños feliz', y de jugar, sobretodo. Cuando los niños son muy pequeños les encantan exhibir orgullosamente con sus deditos cuántos años van a cumplir.

Valoremos también estos momentos, seguramente se quedarán en la memoria de sus padres y retratados en las fotos del día del cumple, durante muchos y muchos años o quizás, para siempre.

Cómo enseñar a tu hijo a apagar las velas

Como los niños aprenden casi todo por imitación, para que aprendan a apagar las velas, es conveniente que primero ellos sepan soplar. Siguen algunas ideas de cómo lo hice con mi hija:

1. Empieza enseñándole a soplar, soplando tu primero. Sóplale en sus manos, en su carita, en algunos adornos, hojas, para que él sepa primero qué es soplar y qué efecto produce.

2. Anímale a soplar tu mano, tu cara, haciendo el movimiento con la cabeza, hasta que tu hijo consiga mover algo. Hay que entrenarlo todos los días un poquito.

3. Cuando notes que sale aire por su boquita, empieza a entrenarle con una vela. Anímale a apagarla. Empieza soplando tu y luego él. Ya verás que día tras día, tu hijo soplará y soplará, y cuando llegue su fiesta de cumpleaños ya será un doctor en soplos. ¡Mucha suerte!