Técnicas para enseñar a los niños de 6 años a gestionar sus emociones

Actividades y juegos para la educación emocional de tus hijos

Gabriela Matienzo
Gabriela Matienzo Psicóloga infantil

Uno de los procesos esenciales para un ser humano (y que no termina nunca a lo largo de la vida) es el de poder manejar adecuadamente sus emociones. Ello determina en gran medida su autoestima, su forma de relacionarse con los demás, de resolver problemas, y de tomar decisiones entre otras. De ahí, la importancia de ofrecer educación emocional a nuestros hijos. En esta ocasión, nos centramos en cómo enseñar a los niños de 6 años a gestionar sus emociones.

Muchos son los factores que determinan la forma en que cada uno de nosotros gestionamos nuestras emociones: nuestro temperamento, nuestros aprendizajes, nuestras experiencias y las situaciones que nos toca vivir. Por lo tanto, ayudar a nuestro hijo en el proceso de conocerse a sí mismo, expresar y manejar sus emociones, desarrollar habilidades sociales como ponerse en el lugar de otro y ser capaz de resolver problemas y reaccionar ante diversas situaciones constituye uno de nuestros principales retos como padres.

La inteligencia emocional y aprendizaje de los niños de 6 años

Inteligencia emocional en niños de 6 años

Ahora que nuestro hijo ha llegado ya a los seis años, tenemos más herramientas para seguir trabajando con él en este importante aspecto. Los niños de seis años normalmente:

- Han desarrollado mejor su capacidad para comprender las emociones propias y las de los demás.

- El lenguaje se ha vuelto un elemento esencial para identificar, comprender y expresar emociones.

- Tiene mayor capacidad para expresarse a través de dibujos.

- La familia sigue siendo muy importante para él y ahora también lo empiezan a ser los amigos.

- Empiezan a ser capaces de ponerse en el lugar del otro.

- Aumenta su capacidad de autorregulación.

- Se pasa de juegos de imitación a juegos que contienen normas y reglas (deportes, juegos de mesa, etc.) que en ocasiones les cuesta seguir cuando sienten que van a perder. Además, empieza a desarrollarse el sentido de competitividad y perder en un juego puede generarles mucha frustración.

- Muchos niños de 6 años siguen presentando miedos a la oscuridad, a quedarse solos, a la inseguridad, etc.

- Empiezan a hacer comparaciones y a desear cosas que otros niños tienen.

Estrategias para ayudar a tu hijo de 6 años a gestionar sus emociones

Ayudar a tu hijo de 6 años a gestionar sus emociones

Teniendo en cuenta las habilidades y aprendizajes que los niños de 6 años han adquirido a esta edad, estas son algunas de las estrategias que podemos seguir para enseñarles a gestionar sus emociones.

Libro de las emociones

Puedes ayudar a tu hijo a crear un libro juntos con dibujos, recortes y descripciones de cada una de las emociones: expresiones, sensaciones, situaciones, recuerdos, colores, paisajes, etc.

El libro se puede ir enriqueciendo poco a poco e incluyendo más y más emociones según sus experiencias. El objetivo es ir aumentando su conocimiento de cada emoción para que eventualmente le sea más fácil identificarlas y reaccionar ante ellas.

Laberinto de emociones

Con el juego del laberinto de las emociones ayudaremos a nuestro hijo a seguir conociendo e identificando emociones: cuando las experimentamos, qué nos provocan, como reaccionar, etc.

Podemos utilizar un tablero de cualquier otro juego (o hacerlo nosotros mismos con una cartulina o cartón) y pegar en algunas casillas pequeñas tarjetas con expresión de distintas emociones.

Lanzamos un par de dados normales y avanzamos por el tablero; cuando un jugador caiga en alguna de las casillas con una emoción, deberá adivinar de qué se trata y hacer una lista de situaciones donde la ha vivido y cómo ha reaccionado. Si el jugador adivina correctamente la emoción y pone un ejemplo adecuado podrá seguir avanzando hasta la meta.

Caras y gestos de las emociones

Se preparan varias tarjetas y se escribe en ellas diferentes emociones. Luego el niño coge una tarjeta y debe representar la emoción con mímica. El resto de los jugadores debe adivinarla; quien la acierta es el siguiente en participar. Podemos incrementar la dificultad poniendo emociones o sentimientos menos conocidos por los niños.

Con esta actividad tan fácil, los niños aprenden vocabulario emocional, a poner palabras a cosas que han sentido, a fijarse en cómo se manifiestan sus sentimientos en todo el cuerpo, a observar a los demás, a prestar atención a la comunicación emocional no verbal y a los gestos y expresiones corporales de las emociones.

Estrategia de la tortuga

Podemos decirle al niño de 6 años que cuando esté enojado o enfadado y a punto de actuar de forma impulsiva (pegando, empujando, insultando, gritando o parecido) puede acordarse de una tortuga y actuar como ella. Es decir, resguardarse en un caparazón imaginario, para calmarse y detenerse a pensar antes de actuar. Así le será más fácil encontrar soluciones a sus problemas sin dañar a los demás ni a él mismo.

El objetivo es que, con el tiempo, logren aplicarla cuando la necesiten y así puedan ir manejando mejor sus emociones, a la vez que disminuirá su impulsividad.

[Leer +: Enseñar a los niños a respirar para evitar una rabieta]

Cuentos y películas para la educación emocional

Leer cuentos y ver películas juntos es una excelente forma de ayudarles a reflexionar en las emociones de los personajes, las diversas situaciones que las generan y las distintas reacciones que puede haber. También es invaluable en el trabajo de las habilidades sociales y de resolución de problemas.

Trabajar la educación emocional, autoestima y miedos infantiles

Emociones de los niños y su autoestima o miedos

La educación emocional que procuremos a los niños de 6 años también debe ir enfocada a trabajar su autoestima y los posibles miedos infantiles que pueda haber desarrollado. Vamos a ver cómo se puede lograr

Reforzar la autoestima de los niños de 6 años

Es indispensable ayudar a nuestro hijo en el día a día a descubrir sus cualidades, sus habilidades y todo aquellos que lo hace especial; pero también sus áreas de oportunidad, es decir aquellos aspectos en que debe mejorar.

Seguimos siendo un modelo para ellos en todos sentidos, de forma que él debe ver que sabemos apreciar nuestras fortalezas y también las de los demás; que nos alegramos de las cosas buenas que nos suceden, pero también que nos alegramos cuando le pasan a los demás.

En cuanto a la competitividad debemos estar atentos a alentarlo a dar su mayor esfuerzo, pero sobre todo, a disfrutar la actividad de que se trate, aunque no siempre resulte como le gustaría.

Si tu hijo sigue presentando miedos

Debemos seguir atentos en el caso de que nuestro hijo presente miedos: a hacerlo sentir seguro, tener una buena comunicación con él, cuidar lo que mira en la televisión o en la tableta, lo que habla con sus amigos, etc. A esta edad los amigos empiezan a contar historias o a enseñarles cosas que pueden incrementar sus miedos. Si no encuentran la manera de expresarlos, seguramente sus emociones se desbordarán fácilmente.

A los 6 años, están dadas muchas condiciones para trabajar con los niños más a fondo el tema de las emociones, saquemos el mayor provecho de ella y disfrutemos el proceso.

Puedes leer más artículos similares a Técnicas para enseñar a los niños de 6 años a gestionar sus emociones, en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.com.