Jugar a volar una cometa

Jugar a volar una cometa

Al intentar volar una cometa los niños experimentan una gran sensación de libertad, de velocidad y de movimiento en su cuerpo. Es como si de repente ellos empezasen a tener alas y pudiesen volar como una cometa. Es un buen recurso para hacer volar la imaginación de los niños.