5 trucos para conseguir un vientre plano tras el parto

Consejos para recuperar la barriga después de dar a luz

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

Tras un embarazo, la parte del cuerpo que más afectada queda es la zona del abdomen. A causa de la distensión producida por el crecimiento del bebé, es normal que el vientre quede abultado y cueste más que vuelva a su forma previa.

Aunque es necesario llevar a cabo una dieta sana y equilibrada, y hacer ejercicio regularmente, existen trucos para acompañar la nueva vida tras ser mamás, y de paso volver a la misma talla. En Guiainfantil.com encontramos la manera de llevar a cabro cinco trucos fundamentales para recuperar el abdomen plano después de haber dado a luz. 

Cinco trucos para recuperar el abdomen plano tras el embarazo

Consigue un vientre plano en el embarazo

1. Combatir la retención de líquidos bebiendo más. Uno de los problemas fundamentales del embarazo es la temida retención de líquidos, que provoca una subida de peso mayor, y que puede concentrarse además de en la barriga, en las piernas o la cintura. Para volver a tener un vientre plano después de haber sido mamás, es necesario combatirla precisamente con lo que a priori puede parecer incongruente: con más líquido. Beber agua combate positivamente la retención que se produce en el cuerpo, consiguiendo que el abdomen no se inflame y recupere su forma pre parto activando la circulación. 

2. Fajas reductoras. No es recomendable utilizarlas nada más dar a luz, puesto que los ginecólogos recomiendan dejar pasar varias semanas para que los músculos abdominales recuperen su lugar de forma natural. Sin embargo, es cierto que es un truco más allá del ejercicio convencional o una dieta sana que hay que llevar a cabo después del embarazo. Llevar fajas reductoras durante unos minutos al día hace que la compresión devuelva la firmeza al abdomen

3. Activa el abdomen con la respiración. En disciplinas como yoga o Pilates, una de las particularidades más importantes es aprender a respirar, activando el vientre y el suelo pélvico para una mayor resistencia. Este ejercicio de meter hacia dentro la barriga no tiene por qué hacerse únicamente sobre una esterilla para aprender a respirar, sino que puede ser perfectamente un hábito que se puede llevar a cabo en la vida diaria, para caminar endureciendo la barriga o sentarnos potenciando el vientre, lo que contribuye a que los abdominales se acostumbren a la forma más firme y la zona se reduzca. 

4. Correr. Realmente, para adelgazar y volver a tener un vientre perfecto después del embarazo, el hábito de correr es el más recomendado. Está demostrado que es el ejercicio que quema más grasa en menos tiempo, y además consigue potenciar el abdomen, endureciéndolo conforme se hace más ejercicio. Apenas veinte minutos al día son suficientes para que, en pocas semanas, veamos cómo la barriga vuelve a su estado habitual y de paso esté más firme

5. Abdominales hipopresivos: Dentro del abanico de posibilidades del ejercicio posparto, los abdominales hipopresivos van cogiendo fuerza. Son perfectos para después del embarazo porque no dañan el suelo pélvico y permiten que la figura vuelva a ser la de antes del parto. Con este tipo de abdominales se consigue una reducción abdominal considerable, ya que son ejercicios especialmente pensados para mamás recientes. Aprender a respirar soltando el aire de los pulmones sin permitir que al inspirar entre del todo, contribuye a que el abdomen se endurezca, y se pueda hacer el ejercicio abdominal en diferentes posturas, ya sea de pie o tumbadas boca arriba.