Trucos para eliminar el mal olor de las zapatillas de los niños

Cómo conseguir que las zapatillas de nuestros hijos no huelan mal

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

Existen múltiples razones para que las zapatillas que llevan nuestros hijos no tengan un olor precisamente agradable. Puede ser debido a que el material del calzado en cuestión no es precisamente bueno, a que los niños tengan algún problema de sudoración excesiva en los pies, o porque las han llevado puestas durante demasiado tiempo.

En cualquier caso es necesario que conozcamos los mejores trucos caseros para poder eliminar de raíz el mal olor que desprenden las zapatillas de los niños por una u otra razón.

Cómo quitar el mal olor de las zapatillas de los niños

 El mal olor en los zapatos infantiles

Si los niños han llevado este calzado durante todo el día, es decir, en una larga jornada donde el colegio ha dejado paso a las actividades extraescolares y a tiempo de parque y de recreo, es bastante común que del 'trote' las zapatillas desprendan un aroma que no es precisamente agradable.

Para que se vaya, aunque parezca obvio, la ventilación es la mejor aliada, y colocar las zapatillas en el alféizar de la ventana durante la noche suele ser de lo más efectivo. Cuando aún están mojadas del propio sudor o de la forma del pie del niño también podemos echarle una gotita de limón para que impregne la suela -y sobre todo la zona de la planta y el talón-, con el fin de que el mal olor desaparezca.

4 trucos para que las zapatillas de los niños huelan bien

Si no queremos que nuestros hijos tengan mal olor en las zapatillas, es bastante útil que al comprarlas escojamos aquellas que tengan cierta ventilación o que no sean de un material malo. Quitar este olor desagradable en las que ya tienen es posible si:

1. Ponemos plantillas: Ponerles unas plantillas en las zapatillas ayuda a que los pies no desprendan tanto sudor y éste se quede impregnado en el calzado en cuestión. Cuando ya estén cargadas, las podemos poner a secar al sol para que no huela a concentrado.

2. Usamos aroma de lavanda o pino: La aromaterapia es una gran aliada en asuntos de malos olores, y si añadimos un poquito de aceites esenciales en las zapatillas de los pequeños, éstos desaparecerán.

3. Congelamos los zapatos: El frío ahuyenta el mal olor, y si metemos en una bolsa de plástico las zapatillas en cuestión durante unas horas en el congelador, saldrán como nuevos.

4. Los lavamos con bicarbonato de sodio: Con un pañuelo o trapo fino, podemos lavar la estructura interior del zapato para que el olor se vaya.