Embarazo sin riesgos con la terapia de reemplazo de nicotina

Las mujeres que quieren dejar de fumar durante el embarazo, ahora pueden utilizar los parches o los chicles usados en la terapia de reemplazo de la nicotina (TRN), sin que eso represente un riesgo para su bebé. Según un nuevo estudio, el uso de la TRN disminuye la probabilidad de que el bebé nazca sin vida.

Fumar durante el embarazo

No fume durante el embarazo

Esta es la conclusión de un estudio llevado a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad del Sur de Dinamarca, en Copenhague, y publicado en el British Journal of Obstetrics and Gynaecology. Existen varias explicaciones posibles para el bajo riesgo de tener un bebé sin vida entre las usuarias de la TRN. Una es que sea un grupo de fumadoras más sanas y propensas a cumplir con los consejos de prevención durante el embarazo. Y otra es que los factores de riesgo médico sean menos frecuentes entre las usuarias de TRN que entre las no usuarias.

En el estudio se utilizó datos nacionales para reunir información sobre el uso de la TRN y tabaquismo en 87.032 embarazos de un solo bebé. El 2% de las mujeres dijo que usaba TRN, el 14% no había fumado durante ese período, el 30% había abandonado la adicción, y el 56% seguía fumando. Se registraron 495 partos de feto muerto, siendo ocho entre las usuarias de la TRN. Comparadas con las mujeres que no usaban la terapia, las que lo hacían tenían un 43% menos riesgo de tener un parto de feto muerto tras considerar otros factores de riesgo. Y aún entre las mujeres que siguieron fumando mientras usaban la TRN, el riesgo disminuyó un 17%, si se compara con las no fumadoras. En cambio, las fumadoras que no usaron la TRN en el embarazo tuvieron un 46% más riesgo de tener un parto de bebé muerto.

Vilma Medina. Editora de GuiaInfantil.com