Una cama para que hijos y padres duerman juntos

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Una cama diseñada para el colecho. Para uno, dos, tres, cuatro y hasta cinco hijos. La cama cuenta con un espacio para la pareja y dos camas litera unidas a este espacio. Tres de los niños duermen junto a los padres, en una especie de camita- cueva separada por una cortinilla. Encima de ellas, otras dos camas con mosquitera. 

¿De verdad es necesario que toda la familia duerma junta? ¿Qué necesidad hay? Analizamos los pros y los contras del colecho en esta cama familiar

Una cama de colecho para toda la familia

Cama de colecho

La cama de esta familia de Texas mide 1,50, más dos camas adosadas a los lados de 70 centímetros. La pareja que decidió decantarse por ella, no pensaba en un principio terminar así. Pero los niños (cinco) se despertaban constantemente y acababan metidos en su cama. Así que al final, terminaron diseñando esta cama 'especial' para todos. 

Cuenta esta pareja, que al principio intentaron que cada niño durmiera de forma independiente, pero viajaban mucho, y en cada viaje todos estos intentos se truncaban, ya que tenía que acabar durmiendo todos juntos en algún hotel o caravana. 

Niños duermen en colech

Izzy tienen 9 años. Duerme encima de Zack, que tiene 11. A Zak le gusta dormir con la cortinilla echada, y a Izzy, con una luz encendida. Ben tiene 7 años, y duerme sobre Owen, que tiene 3. Y el más pequeño, Elijah, duerme con los padres. La cama que crearon para los siete, se hizo famosa, y a la pareja norteamericana comenzaron a lloverle alabanzas y críticas. ¿Por qué el colecho causa tanta división de opiniones?

A favor y en contra del colecho

Elizabeth y Tom, los padres de estos cinco niños, recibieron comentarios a favor y en contra. A la pareja le llegaron a acusar de estar abusando de sus hijos. ¿Por qué causa tanta controversia el colecho

A favor del colecho:

- Fortalece el vínculo familiar.

- No tienes que despertarte tan a menudo por las noches.

- Todos comparten un mismo espacio y ninguno se aferra a su 'territorio'.

En contra del colecho: 

- Ni los niños ni la pareja tienen intimidad

- Los niños pueden tardar más en tener autonomía

- La relación de pareja se ve afectada