Pis en la cama: Qué hacer para proteger el colchón

Cómo proteger el colchón del pis nocturno del niño con enuresis

Está claro que lo peor de la enuresis es conseguir que el niño controle el pis y deje de mojar la cama durante la noche. Sin embargo, es comprensible que a los padres de un niño con enuresis les moleste tener que levantarse para cambiar, noche tras noche, las sábanas de la cama de su hijo, sin demostrarle cualquier tipo de represalia.

Aparte del trastorno que presenta su hijo con la falta de control de esfínteres, los padres también se preocupan del estado del colchón de su hijo como también de que el niño se mantenga limpio y seco.

Funda impermeables o protector de celulosa para la orina

Niña con colchones

Para proteger el colchón, existen dos modos: El protector de celulosa, que es un producto absorbente e impermeable de un solo uso, o las fundas impermeables. Estas últimas se colocan bajo las sábanas para evitar el contacto directo con la piel del niño, y presentan algunas desventajas, como por ejemplo que dan calor y que deben lavarse regularmente.

Otra opción más cómoda para los pequeños es el empleo de pañales desechables, que permiten mantener secos y cómodos a los niños, evitando también que se ensucien las sábanas y el colchón. Los pañales más recomendables son los que tienen una malla-braga, porque constan de un apósito de tamaño variable y una braga elástica lavable. Además, se adaptan perfectamente al cuerpo, lo que permite mayor libertad de movimiento.

A nivel material, estas son solo algunas soluciones para evitar que los padres se levanten todas las noches para limpiar a su hijo así como su cama, como también para que el niño no se sienta tan avergonzado e intimidado por no controlar el pis. Es importante para el pequeño que sienta que puede contar con la colaboración de sus padres. De este modo, su autoestima aumentará, el niño se sentirá más seguro y eso le ayudará a tener más control sobre sus necesidades físicas, y a crecer y a desarrollarse sin ningún tipo de complejo ni miedos.

Volver al índice de enuresis infantil