Amamantar a mellizos o gemelos

Cómo dar el pecho a más de un hijo

Dar el pecho a más de un bebé es perfectamente posible. Si esta ha sido tu decisión, ¡enhorabuena! Estarás contribuyendo positivamente en el desarrollo físico, emocional e intelectual de tus bebés. Lo único que necesitarás es tiempo y cantidad de leche suficiente, además de algo de paciencia y determinación, claro. Con los consejos de tu médico, podrás irte preparando para amamantar a tus bebés antes de que nazcan.

Preparación para amamantar durante el embarazo

Antes de dar a luz, recoge toda la información que puedas encontrar sobre el amamantamiento de gemelos. Busca apoyo antes del parto, a través de los programas en centros de salud, maternidades, hospitales, doulas y matronas. Las clases de preparación al parto te serán de gran ayuda, tanto para ti como para tu pareja. El amamantamiento es natural, pero también es una técnica que se aprende. Mejor es saberlo antes que durante.

Cómo dar el pecho a más de un bebé

Amamantar gemelos o mellizos

Comienza a amamantar a tus bebés lo antes posible, sobre todo, si han nacido antes de tiempo. Si son prematuros y están en la incubadora, pide al personal médico ayuda para extraer tu leche, bien manualmente o con extractores eléctricos para que los bebés puedan recibirla como alimento aunque estén en el hospital.

Al principio, como todos los comienzos, es siempre más difícil. Pero, mientras tengas tiempo y leche suficiente, no desistas. Alimentar a dos bebés es casi lo mismo que amamantar a uno solo. Sólo tienes que encontrar el método y la posición más cómoda y práctica para hacerlo. Se recomienda amamantar a los dos bebés al mismo tiempo. Uno en cada pecho. Así, los dos conciliarán el sueño a la misma hora.

En caso de que eso no sea posible, prepara algunos biberones con leche que te hayas extraído previamente y conservado adecuadamente. Mientras das el pecho a uno, el papá podrá dar el biberón al otro. Establecer turnos de trabajo y de bebés es lo más práctico para la pareja que tiene gemelos o mellizos. Y en caso de que haya más bebés, solicita la ayuda de alguien más.

Encontrar una posición adecuada para amamantar a tus bebés es primordial. Usa y abusa de los cojines y de las almohadas. Considera que aunque sean gemelos, cada bebé es un mundo distinto, y por eso tendrán gustos diferentes en cuanto a todo. Una mala posición del bebé hacia el seno materno puede causar dolores en tus pezones. Y cuando decidas que ya es el momento de dejar de dar el pecho, házlo pausadamente, disminuyendo las tomas poco a poco.

Ventajas de la leche materna para los bebés

Cuanto más amamantes a tus bebés más leche producirán tus pechos. Un estudio australiano concluyó que las mujeres que amamantan a más de un bebé producen entre 840 ml y 1.500 ml por pecho en 24 horas. Durante esta fase, no te olvides de tomar muchos líquidos, hacer una buena alimentación rica en calcio, hierro, vitaminas, etc., y descansar siempre que sea posible. Pide ayuda a tus familiares.

Amamantando a tus bebés estarás satisfaciendo adecuadamente sus necesidades nutricionales y les estarás protegiendo de las enfermedades propias de los primeros meses, ya que la leche materna está llena de anticuerpos. Y además no necesitarás preparar tantos biberones. La leche materna es esencial, sobre todo, para los bebés prematuros que tienen el intestino inmaduro y son proclives a desarrollar una grave enfermedad, la enterocolitis necrotizante, que se produce por dificultades al intentar digerir la leche de fórmula