8 señales sospechosas de que tu hijo falta al colegio (sin decírtelo)

Qué hacer si tu hijo se está saltando las clases sin tu permiso

Beatriz Martínez

¿Qué es lo que lleva a sospechar a una madre o un padre que su hijo falta al colegio sin decírselo? O quizás tendríamos que plantearlo de otra forma, ¿y si mi hijo falta a clase y yo no me doy cuenta? Si tienes un niño o una niña que ya casi ha dejado de serlo para adentrarse en el desconocido mundo de la adolescencia, quizás este tipo de preguntas hayan pasado por tu mente en alguna ocasión.

No tiene por qué ser un signo de alarma, en ocasiones faltan tan solo uno o dos días como un acto de rebeldía o por hacer lo mismo que los amigos, pero sí que es cierto que se debe estar pendiente para tomar las medidas oportunas. Vayamos por partes y empecemos por ver las posibles señales que nos pueden hacer sospechar que nuestro hijo está saltándose las clases.

¿Mi hijo falta al colegio? Posibles señales a tener en cuenta

Cuando tu hijo falta al colegio

A mí aún el tema me coge lejos, mi hijo el año que viene empezará segundo de primaria por lo que aún va y viene del colegio con sus papás y dentro de la escuela está siempre con profesores, así que es meramente imposible que falte el día entero o que se salte alguna clase sin que nadie se entere. Ahora bien, ¿qué va a ocurrir en unos años cuando ya vaya solo a la escuela o tenga que ir de una clase a otra para cambiar de asignatura? Seguro que te estás preguntado por qué empiezo a preocuparme por temas que aún ni siquiera han pasado.

Déjame que te diga una cosa, no hace mucho tuve que salir a la calle a hacer unos recados por la mañana cuando me crucé con dos adolescentes que en lugar de entrar a clase como todos los demás daban la vuelta y dejaban el colegio a sus espaldas. ¿Será por llamar la atención? ¿Quizás el motivo esté en que no les motiva nada lo que aprenden en clase? El caso es que esos 'niños' faltaron a clase y quizás lo hicieron el día entero. ¿Qué señales son las que podrían notar sus padres que delataran este tipo de comportamientos? ¡Vamos a verlas!

1. Saca peores notas. Si antes aprobada ahora suspende y si antes suspendía ahora la calificación es aún más baja.

2. En casa se muestra más irascible, con cambios continuos de humor y pasa más tiempo en su habitación sin querer hablar con el resto de la familia.

3. No habla sobre su día a día en clase y cuando se le pregunta responde con evasivas.

4. Se contradice cuando pone excusas si ha llegado tarde del colegio.

5. Se niega a contarte si el profesor le ha puesto una nota para hablar con los padres.

6. Dice que en clase todo va bien pero no da más detalles.

7. La relación con sus amigos de siempre ha cambiado. Puede incluso que se relacione con otros compañeros.

8. Se muestra ofendido si se le pregunta directamente si ha faltado a sus clases.

Pasos a seguir si sospechas que se salta las clases

Señales para sospechar que tu hijo se salta las clases

Veamos ahora los recursos que tenemos como padres para solucionar este tipo de situaciones. Para evitar que se produzca esta circunstancia, debes tratar siempre de crear un clima de confianza para que tu hijo te cuente las cosas que le ocurren. Debes trabajar este desde la infancia. Pero, también debes tener en cuenta estas claves.

1. Habla con tu hijo y pon los límites necesarios
Lógico es pensar que si tu hijo está faltando a clase es porque no se siente a gusto en el colegio, pero también lo es creer que hace 'novillos' por seguir la corriente a sus amigos. Así que, como probablemente él no te quiera dar ninguna explicación, tú te debates entre hablarle con calma o directamente pasar a las regañinas.

¿Y si por regañarle pierdo su confianza? Nada más lejos de la realidad. Es importante que tenga su espacio para hablar de lo que ocurre y ver cómo se puede solucionar, pero también es fundamental que le pongas límites igual que has hecho desde que era pequeño.

2. Es hora de reunirse con los profesores
Una cosa es faltar un día o llegar tarde por quedarse en la puerta hablando con los compañeros, que hacerlo varias veces a la semana. En este caso sí que es necesario poner una reunión con el profesor o el director para hablar del tema. Piensa que si sigue en esta línea podría llegar a perder el curso y, sin duda, bajará su rendimiento escolar.

3. Busca ayuda profesional si es necesario
Si los dos primeros recursos no dan el resultado que esperas, no está de más que consultes con un psicólogo o pedagogo. Ambos son especialistas capacitados para tratar asuntos delicados como este. Habla con él para que te diga cómo puedes actuar e invita a tu hijo a que también tenga una charla. Será el primer paso para cambiar de conducta.

Puedes leer más artículos similares a 8 señales sospechosas de que tu hijo falta al colegio (sin decírtelo), en la categoría de Cambios psicológicos en Guiainfantil.com.