Niños que se fugan de clase: ¿cómo detectarlo desde el colegio?

Cómo detectar desde el colegio que el alumno hace novillos

Sofía Gil Guerrero
Sofía Gil Guerrero Psicóloga General Sanitaria

Hablamos de hacer novillos, irse de pinta, ratearse.. en definitiva, fugarse del colegio. Es cuando un niño decide de manera unilateral no asistir a clase sin existir un motivo aparente que justifique esa decisión. 

Normalmente, los niños faltan a clase para evitar afrontar una situación difícil que va a tener lugar en el cole durante ese día, como por ejemplo hacer un examen, presentar un trabajo, poner en común los deberes, hacer una exposición oral, ver a amigos con los que se ha discutido, interactuar con profesores con los que no hay una buena relación, etc. Sin embargo, también hay niños que el objetivo que persiguen haciendo novillos es simplemente quedarse en casa para divertirse haciendo actividades tales como ver la TV, jugar a videojuegos, dormir, etc. Pero, ¿cómo detectar desde el colegio que los niños se fugan de clase?

¿Cómo puede el profesor detectar si el alumno ha hecho novillos?

cuando el niño se fuga de clase: ¿cómo detectarlo desde el colegio?

Cuando el niño hace novillos o se fuga de clase con frecuencia, estaríamos hablando de absentismo escolar. Hoy en día sabemos que faltar a clase está relacionado directamente con una bajada en el rendimiento académico del niño, por lo que es una situación que merece especial atención por parte de los padres, madres y profesores. 

Ser profesor no es tarea fácil ya que no se limitan a impartir la materias correspondientes sino que su labor va mucho más allá. 

Están continuamente observando a los niños y supervisando lo que sucede en el aula. Ofrecen apoyo a aquellos alumnos que en un momento determinado pueden encontrarse con dificultades o problemas en el colegio, les ayudan a resolver conflictos con los que se puedan encontrar, fomentan que se diviertan aprendiendo y favorecen que la convivencia en el aula sea adecuada. 

Es importante que los profesores estén en alerta y detecten si los niños están haciendo novillos o se fugan de clase, para que no aumente la frecuencia de las faltas y se convierta en un problema de absentismo escolar, o si por el contrario han faltado a clase por algún motivo justificado.

Cómo detectar desde el colegio que los niños se fugan de clase

Si un niño falta en una sola ocasión no hay que darle mayor importancia. Sin embargo, si el niño se ausenta en más de dos o tres ocasiones, en un periodo corto de tiempo, el profesor debería en primer lugar hablar con los padres para conocer el motivo. Y, en segundo lugar, si no hay un motivo de peso claro es recomendable que el profesor se plantee una serie de cuestiones:

- ¿Es posible que el niño se esté fugando de clase?

- ¿Qué ha podido motivar que el niño no asista al cole?

- ¿Es posible que haya hecho novillos para evitar un examen o cualquier otra situación en la que iba a ser evaluado?

- ¿Puede ser que tenga dificultades con sus compañeros?

- ¿Hay algún profesor con el que no tenga una relación adecuada o con el que haya tenido alguna discusión?

- ¿Es posible que tenga dificultades de aprendizaje?

Si el profesor llega a la conclusión de que el niño ha podido hacer novillos por alguno de estos motivos, lo más adecuado es que mantenga una conversación distendida con el niño con el objetivo de ofrecerle su ayuda para buscar soluciones a lo que le preocupa o impide ir con normalidad al cole.