Cómo ayudar a los niños a preparar un examen oral

Consejos para ayudar a los niños ante un examen oral

Marisa Alonso Santamaría

Desde que son pequeños a los niños en la escuela se les enseña a hacer los exámenes escritos y, cuando llega el momento de hacer un examen oral, o de hacer una exposición delante de la clase, a pesar de estar ante su profesor de siempre, los mismos compañeros y ser una prueba más corta, la ansiedad y el nerviosismo se apoderan de ellos. Está claro que algo falla en este punto. 

Para realizar un examen escrito se dispone de un tiempo determinado, como en el oral, pero no se tiene la misma presión porque se puede reflexionar antes de escribir. El hecho de tener al profesor delante esperando una respuesta inmediata y que los compañeros les estén prestando toda su atención, hace que los niños se pongan nerviosos porque no tienen la costumbre de realizar los exámenes orales y delante de toda la clase.

¿Cómo podemos ayudar a los niños a preparar un examen oral?

Cómo preparar un examen oral

- Lo primero es transmitirles la idea de que es un examen más, si lo llevan bien aprendido, no hay de qué preocuparse. Además por regla general los exámenes orales duran menos tiempo.

- Llevar un examen bien preparado les dará seguridad. En caso de bloquearse o no saber contestar alguna pregunta determinada sabrán relacionar y argumentar con otros conocimientos que hayan adquirido.

- Hacer un resumen ordenado de la lección les puede ayudar bastante a la hora de hacer cualquier examen.

- Creo que hablar en alto y escucharse a la hora de estudiar puede ser muy positivo porque les ayudará a darse cuenta si se «atascan» en alguna parte de la lección. Pueden ensayar delante de los hermanos o amigos. 

- Cambiar palabras que puedan resultar más complicadas por otras que ellos entiendan les servirá de ayuda a la hora de realizar el examen, pues sin duda, recordarán mejor la lección y la llevaran mejor aprendida.

- Hacer ver a los niños que el examen oral se realiza delante de su profesor y de sus compañeros de clase y por eso, no deben estar intranquilos. ¿Qué piensan si es su compañero el que hace el examen? Seguramente, nada. Desarrollar la empatía les ayudará a ver que dar la lección en alto es algo  natural y, por eso, no tienen que ponerse nerviosos ni sentir ansiedad. 

- Quitar de su cabeza los pensamientos negativos es una buena idea ¿Por qué no pensar que todo va a salir muy bien?

Además, en un examen oral el profesor puede ayudar creando un clima de confianza preguntando y orientando a los niños y haciendo que  derive en una cordial conversación, siempre que ellos rectifiquen y razonen sus respuestas. 

¿Preparado para hacer tu examen oral?