Cómo enseñar oratoria a los niños

Cómo pueden los niños aprender a hablar en público

La oratoria es una palabra que está vinculada al arte de hablar en público con elocuencia con la intención de informar o convencer.

Para la mayoría de los niños y adultos hablar en público supone un mal trago. Temblor de manos, sudoración, aceleración del pulso y, todo porque no estamos acostumbrados a hacerlo, por eso debemos trabajar esta habilidad cuanto antes, empezando en casa y continuando en la escuela.

Enseñar oratoria desde casa a los niños

Aprender a hablar en público

En casa podemos motivar a los niños a que nos cuenten sus historias y a que expresen sus propias ideas sin responder por ellos, (muchas veces no les dejamos). 

Una manera de lograrlo es leer cuentos y escenificarlos, atrapar su atención hará que se fijen en nosotros y poco a poco aprendan a expresarse, además es un recurso excelente para pasar un buen rato con los niños y crear lazos afectivos entre padres e hijos.

En mi familia, por ejemplo, en las fiestas navideñas, pequeños y mayores, preparábamos bailes, teatros, canciones y juegos, para representar  después unos delante de los otros en Nochevieja, y además de pasarlo fenomenal, este tipo de actividades familiares han dado con el tiempo un resultado excelente y han sido muy beneficiosas para que los niños entonces más tímidos de la casa superaran el miedo a «hacer el ridículo» y, a que poco a poco, ya de adultos hayan logrado hablar delante de los demás sin problemas.

A hablar en público se aprende hablando en público, por eso, debemos motivar a los niños para que lo hagan a través de diferentes  actividades y juegos, logrando con ello que aprendan a debatir y a defender sus ideas.

Enseñar oratoria desde el colegio a los niños

Pienso que enseñar a los niños en la escuela a hablar en público es fundamental, (empezando en clase delante del profesor y de sus compañeros). Si logramos crear un clima de confianza en que se acostumbren y lo hagan de manera natural mediante juegos, poemas, trabalenguas, teatros, recitales, etc. se beneficiará de manera clara a los pequeños en su vida futura.

Si hacen redacciones, leen y escriben serán capaces de estructurar sus ideas y, por tanto, les ayudará a saber explicarse mejor a la hora de hablar y comunicar.

Creo que se debería dar mucha más importancia a la oratoria en la escuela porque es una manera de enseñar a los niños a creer en ellos mismos y potenciar su autoestima con todos los beneficios que eso conlleva en su vida  futura, tanto laboral como personal. 

Para acabar os dejo una frase de Edward Bulwer-Lytton  (1803-1873) «La magia de la lengua es el hechizo más peligroso»