Cómo decorar la habitación del niño según su edad

Consejos para decorar el cuarto de los niños dependiendo de la edad que tengan

El cuarto de un bebé no debería ser el mismo que el de un niño de 8 años. En ambos casos, los niños no tienen ni las mismas habilidades ni las mismas necesidades.

La interiorista catalana Susanna Cots (Girona, España), nos da una serie de consejos para decorar la habitación del niño según su edad.

Los dos principios básicos para decorar la habitación infantil

Cómo decorar la habitación del niño según su edad

Como afirman muchos psicólogos y educadores, los niños son pequeños pero ya desde temprana edad se les va formando el carácter y saben lo que quieren. Por eso es aconsejable escucharles al máximo, ya que es su espacio y son más creativos de lo que pensamos. Los adultos debemos aconsejarles y guiarles para crear un espacio harmonioso.

En el caso de los bebés, evidentemente, debemos ser nosotros los que organicemos su habitación en función de sus necesidades, pero a partir de cierta edad, podemos pedir opinión a los pequeños.

La interiorista Susanna Cots nos recuerda que hay dos principios que debemos respetar a la hora de diseñar una habitación infantil:

1. Que priorice la autonomía del niño o niña, tenga la edad que tenga.

2. Que nunca incentive la violencia, la exaltación (que muchas veces nos transmiten los colores estridentes), o el desorden.

Consejos para decorar la habitación del niño según su edad

Dormitorio infantil

A partir de estos principios, puedes apuntar estos consejos según la etapa de crecimiento de tu hijo:

- De 0 a 3 años: Comodidad para los padres e interacción con la familia. La habitación tiene que ser cómoda para los padres, sin cantos y con elementos para interactuar la familia (con sillones, espejos, cuentos, poca luz, colores claros…). Si es zona de juego, debe también proyectarse con espacios para su altura y para enseñarles a ordenar sus juguetes.

- De 3 a 7 años: La importancia de las pequeñas cosas. En esta etapa se suele guardar todo, especialmente lo pequeño, que les hace mucha gracia. El almacenaje, tanto de juguetes como de cuentos, será clave en esta etapa. 

- De 8 a 15 años: La habitación se convierte en un espacio completamente atemporal y evolutivo. Pasamos de más cosas (juguetes que requieren mucho almacenaje) a menos cosas y más libros, música… En definitiva, independencia y personalidad propia. Siempre apostando por colores claros y atrezzo decorativo que avance con la etapa. 

- A partir de los 15 años: entramos en la temida adolescencia donde cada habitación es un mundo, como cada adolescente, que busca privacidad y consolidar su propia personalidad. En cuanto a diseño, es preferible seguir con el blanco y con tonos cromáticos más serios, acompañados de paredes personales con dibujos o fotografías. Es una etapa que combina ya recuerdos y proyectos de futuro y el diseño debería reflejarlo. 

Susanna Cots. Diseñadora de interiores