Cómo cortar las uñas de tu bebé

No es nada fácil cortar las uñas de un bebé. Sus deditos tan pequeños y delicados, y sus movimientos descoordinados, hacen con que cortarle las uñas se transforme en una tarea muy complicada. Sin embargo, la higiene es importante porque previne, entre otras cosas, que el bebé se arañe y pueda infectarse con las uñas.

Las uñas de las manos de los bebés crecen de una forma muy rápida, por lo que hay que cortarlas semanalmente. Sin embargo, no ocurre con las de los pies que tardan en crecer, y solo demandan que las corten una vez al mes. 

Trucos para distraer a tu bebé para cortarle las uñas

Cortar las uñas del bebé

La primera medida para cortar las uñas del bebé es distraerle. A cuántos padres he visto bailando y haciendo carantoñas delante de su bebé para que se dejara cortar las uñas.

Pues bien, hay muchas formas para distraer a un bebé. Puede sentarlo delante de la televisión, o delante de una ventana, o de algo que tenga mucha luz, para que él se entretenga y se quede quieto por algunos segundos, mientras cortas sus uñas. También puedes aprovechar cuando esté dormido. Mientras el bebé se distrae, empieza la tarea con algunos pequeños consejos:

1- Si las uñas no están demasiado largas, lo mejor es que utilices una lima de esmeril, en lugar de cortarlas. La lima está indicada también para las puntitas que puedan sobresalir de las uñas.

2- Si las uñas están largas, mejor utiliza un alicate o tijeras con diseño especialmente para bebés.

3- Si pones la uña del bebé hacia arriba, delante de ti, no podrás ver hasta dónde va el borde inferior del alicate o tijera. Lo mejor es que pongas la uña hacia abajo. Con la mano que no sujeta el alicate presiona hacia atrás la yema de cada dedo a medida que cortas la uña.