Nadie me hace dormir como mi papá

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Por más que los padres les hayan educado como es debido, hay bebés que siguen insistiendo en no dormir solos. Ya pueden estar rotos de cansancio o llorando a lágrima viva que de ninguna manera consentirán en quedarse en su cunita.

La cuna parece que les provoca la misma aversión que una máquina de tortura, ¿será que tienen púas afiladas en el colchón o barrotes electrificados?

Para algunos bebés, así parece. Pero hay remedio para todo, donde se ponga la gran "zarpa" de papá, la mano o el olorcito de mamá, y el calorcito y bienestar de su compañía, que se quite lo demás.

Cómo un padre hace dormir a su bebé

Cómo un padre hace dormir a su bebé

A los niños les encanta dormir como los tigres: revueltos, unos encima de otros y recibiendo el glorioso bienestar de sentirse parte de un clan. Seguro que después de haber conseguido dormir a vuestro bebé (en vuestros brazos, por supuesto), casi todos hemos intentando dejarle en su cunita con tanto cuidado como si tuviéramos una bomba de relojería en las manos; hemos salido a hurtadillas de la habitación para que nuestro pequeño no pudiera vernos ni oírnos, una vez que se quedaba tranquilo; nos hemos quedado durante larguísimos minutos con nuestras manos unidas o acostados junto a ellos, sin emitir el más mínimo sonido ni el más somero movimiento.

El problema, casi cómico, es cómo despegarnos de nuestro bebé cuando por fin le hemos dormido, al menor movimiento en falso, estamos perdidos ¡Todo se va al traste! ¿Tendrán un radar para detectar los movimientos?

Seguro que muchos padres se sienten identificados con este simpático vídeo en donde vemos a un desesperado padre que lo intenta todo para dormir a su bebé... ¿Lo conseguirá?

Vídeo: Nadie como mi papá