La creencia en Papá Noel podría afectar a la relación entre padres e hijos

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Todos hemos creído alguna vez. Todos fuimos niños. ¿Recuerdas ese sentimiento de ilusión la noche de antes? ¿Cómo te costaba dormir pensando con emoción en la llegada de Papá Noel o de los Reyes Magos? Esa noche, colocabas con cuidado unos dulces y un vaso de leche junto al árbol, o te esegurabas de que el calcetín de los juguetes estuviera en un lugar visible... 

Pero llega el día en el que todo eso se esfuma, y la magia se torna en un amargo disgusto. Pero... ¿por qué? ¿Por qué se empeñaron todos en mantener esa mentira?

Por qué la creencia en los Reyes Magos o Papá Noel afecta a la relación entre padres e hijos

Creer o no en Papá Noel

Un desengaño duele. Claro que duele. Y más aún cuando somos pequeños, cuando aún no somos capaces de entender y mucho menos manejar ciertos sentimientos y emociones

¿Tú recuerdas ese momento? Ese instante... cuando descubres que todo es un engaño... ¿lo recuerdas? ¿Y cómo te sentiste? ¿Sentiste tristeza, decepción... ira? 

Ahora, los psicólogos Kathy McKay (Psicólogo en la Universidad de Nueva Inglaterra) y Chris Boyle (Universidad de Exeter) , reabren el debate: Aseguran que mantener la existencia de Papá Noel o los Tres Reyes Magos puede que no sea tan buena idea. Es más, afirman que por culpa de esta gran quimera, muchos niños arrastran de mayores cierto resquemor y desconfianza hacia sus padres. Los psicólogos que afirman que nunca debería haberse creado esta gran mentira, se basan precisamente en calificar precisamente esta tradición de 'gran mentira'. Según ellos, el momento de descubrimiento de la verdad es un momento de profunda decepción para los niños y de sentimiento de frustración y rabia hacia sus padres. 

Y más aún: la teoría de estos psicólogos afirma  que mantener la tradición de Papá Noel es sólo un engaño de los propios adultos, que intentan por todos los medios aferrarse a 'su infancia', una especie de 'huida' de la necesidad de madurar y que además la relación entre padres e hijos se puede estropear, así como la creencia de los niños en la magia. La confianza hacia los padres se daña. 'Si son capaces de mentir sobre algo así... ¿qué otras mentiras me estarán ocultando?', pueden llegar a pensar los niños...

En contra a esta teoría, otros muchos psicólogos aseguran que no hay pruebas evidentes de que esta 'mentira' sea tan perjudicial para los niños. 

Pero... si mantener la tradición de Papá Noel o los Reyes Magos es malo, yo me pregunto... Entonces, ¿qué hay de los sueños? ¿No se puede creen en los deseos? ¿Ni en la suerte? ¿No se puede creer en la magia? ¿Ni en los cuentos? Y en definitiva... ¿qué sería de la vida sin sueños? ¿De verdad debemos privar a los niños de la ilusión? ¿De la fantasía? No, creo que no.