Baja autoestima: consecuencia de la enuresis infantil

El apoyo familiar es esencial para el niño enurético

¿Cómo ayudar a tu hijo a mejorar su autoestima? Una de las consecuencias más temidas que tiene la enuresis es la falta de autoestima que puede generar en los niños. Un efecto negativo que afecta principalmente a los niños que siguen registrando problemas de incontinencia urinaria con más de 10 años de edad y que puede provocar la burla de sus compañeros.

El apoyo familiar

madre consuela hijo

No hay que olvidar que, según las últimas estadísticas en el mundo, del 8 al 18 por ciento de la población de niños (varones y mujeres) mayores de 5 años de edad presenta este trastorno. En todo caso, la autoestima de nuestros hijos puede verse afectada en mayor o menor grado dependiendo del apoyo que cada niño reciba de la familia y de las situaciones que se susciten a su alrededor (principalmente el entorno familiar, social y escolar del niño). Esto es algo que debemos tener muy en cuenta porque puede provocar inseguridad, convertirlos en niños introvertidos, con tendencias depresivas, de invalidez, violentos e incluso llevarlos hasta el suicidio.

¿Cuál debe ser la actitud de los padres frente a la enuresis de su hijo? Aquí tenéis una guía sobre cómo los padres pueden fortalecer la autoestima del hijo y evitar que ésta se constituya en un agravante más de la enfermedad.

1. Para apoyar la autoestima de los niños hay que centrar la atención en sus fortalezas y no en sus debilidades. De esta manera el pequeño se sentirá motivado a conectar con lo mejor de sí mismo.
2. La actividad física es una de las mejores maneras para mejorar la autoestima de los niños. Cuando hacen ejercicio, ellos se sienten muy bien con ellos mismos.
3. Escucharlos cálida y activamente y, sobre todo, sin distracciones.
4. Brindarles una aceptación incondicional.
5. Otorgarles siempre una respuesta positiva.
6. Evitar comparaciones o elogios del tipo "casi estás al nivel de tu hermano".
7. Fomentar un espacio de autonomía y libertad sin olvidarnos de los límites y manteniendo una línea de respeto.
8. Dar responsabilidad a los niños, confiando en ellos.
9. Evitar las reprimendas en clase y el trato humillante.