Alimentar a tu bebé con biberón: claves y consejos

Cómo preparar el biberón del bebé paso a paso

Estefanía Esteban

La leche materna es el mejor alimento para el bebé, pero en caso de no ser posible, puedes optar por una leche de fórmula.

En este escenario, muchos padres se preguntan cómo preparar el biberón del bebé, y aunque es una tarea sencilla requiere seguir algunas pautas básicas que nunca debemos olvidar. Por ejemplo, es esencial conocer la cantidad de fórmula necesaria para alimentar a tu pequeño. 

Muchos padres se plantean algunas dudas acerca de la preparación del biberón de su hijo. Desde la temperatura a la que debe estar el agua hasta qué tipo de biberón es el más indicado para su hijo. Tal vez te sean útiles todos estos consejos para alimentar a tu bebé con biberón asegurándote de que lo haces bien.

Consejos para alimentar a tu bebé con biberón de forma correcta

 Cómo alimentar al bebé con biberón

Cuando se trata de comenzar a preparar biberones, llegan las primeras dudas de los padres primerizos: ¿puedo preparar un biberón con agua fría? ¿Debo usar agua mineral o puedo utilizar agua del grifo? ¿Qué cantidad de polvo de leche debería utilizar? 

Apunta todos estos consejos y no tendrás ningún problema a la hora de preparar el biberón a tu hijo: 

  1. La cantidad de polvo necesaria: Imprescindible cuidar al detalle la cantidad de polvo que hay que utilizar en relación a la cantidad de agua que uses. Un biberón preparado con exceso de polvo puede provocar molestias gastrointestinales al bebé, mientras que un 'déficit' de polvo, impide que el bebé ingiera los minerales, vitaminas y proteínas que necesita para crecer de forma adecuada. A la hora de llenar los 'cacitos' de polvo, no presiones la leche para 'que quepa más', ni lo dejes por debajo de la base. Una forma de asegurarte de que está bien lleno, es pasar el mango de una cucharilla al ras para arrastrar exceso de polvo y dejarlo lo más ajustado posible.
  2. El agua: ¿Debemos hervir el agua al preparar el biberón del bebé? Lo mejor es utilizar agua embotellada, para evitar un agua demasiado dura o con demasiada cal. Utliza agua baja en sodio. Deja enfriar el agua -previamente hervida- hasta la temperatura ambiente. Así procederemos a preparar el biberón. 
  3. La temperatura del biberón: Lo ideal es preparar y dar el biberón al bebé con agua a temperatura ambiente. Ten cuidado de que no esté demasiado caliente. Más de un padre olvida comprobar la temperatura del agua antes de darle el biberón al bebé y puede producirle una quemadura. Para comprobar la temperatura, nada mejor que dejar caer unas gotas de la leche una vez calentada sobre nuestra muñeca. Es un lugar del cuerpo muy sensible y notaremos en seguida si está frío o demasiado caliente.
  4. El tipo de biberón: Existen muchos modelos de biberón en el mercado. En función de las necesidades de tu hijo, encontrarás el que mejor se adapta a él. Hay bebés que prefieren biberones curvos, mientras otros los prefieren rectos. Hay una técnica (Método Kassing) que recomienda los biberones que se asemejan al pecho materno. Si tu bebé ha estado alimentándose mediante lactancia materna exclusiva hasta ahora, le será más fácil adaptarse a este tipo de biberones: son biberones de cristal, rectos y con la tetina totalmente redonda, más estrecha en su base respecto a otras tetinas. 

6 pasos para preparar el biberón de forma correcta para alimentar a tu bebé

Los pasos a seguir para preparar el biberón a tu bebé de forma correcta son los siguientes:

  1. Lava la superficie donde vas a preparar el biberón y cuida tú higiene : Lávate bien las manos antes de manipular el biberón y el polvo. Tu higiene es esencial para evitar la transmisión de enfermedades a tu hijo. También es importante tener la encimera o la superficie bien limpia. El sistema inmunológico de tu bebé está en desarrollo y tomar precauciones es fundamental.
  2. Higiene del biberón: Si quieres asegurarte de la ausencia de gérmenes, debes estilizar tetina y biberón antes de cada uso. Puedes hacerlo hirviéndolo unos diez minutos en agua o bien usando unas pastillas especiales desinfectantes (que estas sí, podrás usar con agua fría).
  3. Calentar el agua: Es recomendable calentar primero el agua antes de añadir el polvo, ya que se disolverá mucho mejor. Usa agua embotellada de baja mineralización. Si utilizas agua de grifo, hiérvela unos minutos antes y dejarla enfriar hasta la temperatura ambiente. Nunca lo calientes en el microondas. Deja enfriar el agua -previamente hervida- hasta la temperatura ambiente antes de
    añadir el polvo.
  4. Añadir el polvo: Ahora sí, es el momento de añadir el polvo. Con el cacito que encontrarás dentro del bote, añade la cantidad que corresponde a tu pequeño, es muy importante ceñirte a la información que te proporcione la marca para garantizar la correcta alimentación. Una vez añadidos los polvos, guarda de nuevo el cazo seco.
    Es importante que, una vez hayamos preparado el biberón, demos de comer en el menor tiempo posible a nuestro hijo. Si no es posible, cubre y guarda el polvo en un refrigerador a 2-4 ° C durante no más de 24 horas. No congelar la fórmula preparada y no utilizar si no se refrigera durante más de un total de 2 horas. Si la fórmula ya ha estado en contacto con la boca de tu bebé, debe tomársela antes de que pase 1 hora y no debes refrigerarla. Recuerda tirar cualquier resto de preparado que haya sobrado en el biberón.
  5. Agita bien la mezcla: Tapa el biberón y agita para asegurarte de que el polvo se distribuye de forma correcta y se mezcla con el agua. 
  6. Comprueba la temperatura: Haz la prueba de la temperatura de la leche echando unas gotas sobre tu muñeca. Si piensas que está a una temperatura aceptable (debe estar templada, pero no caliente), ya tendrás el biberón listo. Si necesitas volver a calentarlo, coloca el biberón en agua tibia por no más de 15 minutos.

Para que no haya lugar a dudas, esto es lo que debes hacer y no debes hacer a la hora de dar el biberón a tu hijo:

Qué hacer Qué no hacer
+ Lee siempre las instrucciones del fabricante para averiguar cuánta agua y polvo de fórmula necesita - No usar la formula si ha pasado la fecha de caducidad
+ Esteriliza todo el equipo, desinfecta la superficie de trabajo y lávate las manos antes de preparar la fórmula - No añadir más fórmula en polvo, azúcar o cereales
+ Usar agua hervida para preparar la formula - No guardar la fórmula preparada en la nevera más de 24 horas
+ Poner agua en el biberón antes de la formula - Nunca calentar la formula en el microondas
+ Usar siempre el cacito que viene dentro del bote  
+ Esperar a que la formula se enfríe hasta la temperatura ambiente antes de darle el biberón  
+ Tirar el resto del biberón, una vez haya terminado de comer tu bebé