Diferencias en las cacas del bebé alimentado con pecho o con biberón

Lactancia materna o artificial, ¿cómo es la alimentación de tu pequeño?

Sabina Criado

Las heces de los recién nacidos (aspecto, frecuencia, características…) suele robar la atención de los papás, sobre todos si son primerizos: color, textura, intensidad... A continuación hablaremos de las deposiciones de los recién nacidos cuando son alimentados con pecho o con biberón. ¿Existen diferencias entre los que toman leche de fórmula y los que comen leche materna? ¡Las hay y te las contamos a continuación!

En qué se distinguen las cacas del bebé alimentado con pecho o con biberón

diferencias cacas del bebé alimentado con lactancia materna o biberón

La primera deposición del recién nacido - conocida como meconio - es muy oscura, incluso puede llegar a parecer negra, muy pegajosa, similar al petróleo… Suele ser expulsada en las primeras 48 - 78 horas después de nacimiento, no obstante, en ocasiones puede ser eliminada durante el parto.

En general, las heces de los recién nacidos son todas, más o menos, iguales. Sin embargo, en función del tipo de alimentación que hayan elegido los padres (bien lactancia materna o lactancia artificial), las heces serán de una forma u otra.

Es decir, a medida que los papás vayan alimentando a su bebé, las caquitas irán cambiando. A continuación lo vemos más detenidamente, y es que dicho en otras palabras, en función de cómo sea la alimentación del recién nacido, así serán las caquitas del bebé.

Las deposiciones de un bebé alimentado con pecho o con biberón

diferencias cacas bebé con pecho o con biberón

Las caquitas del bebé que es alimentado a través del pecho de la madre irán variando a medida que la lactancia vaya cambiando también. Tienen un color amarillo dorado, pero también pueden ser, desde verdosas hasta marrones (según qué coma la mamá).

En cuanto a la consistencia es semilíquida y suele tener grumos… (se asemeja a la caca de un pajarillo). También pueden aparecer hilos de moco entre ellas, hecho que suele asustar bastante a los papás, pero ¡tranquilidad! Siempre que sea poco, está dentro de la normalidad.

En cuanto al olor, puede no tener o que este sea muy ligero. Sin embargo, lo que más debemos tener en cuenta es la frecuencia con la que nuestro bebé hace sus necesidades. Normalmente, los recién nacidos alimentados con lactancia materna pueden hace caca desde una vez después de cada toma hasta una cada 2-3 días.

Es muy fácil que los padres confundan la caca normal de su recién nacido con una diarrea (falsa diarrea en este caso). Así, deben mantener la calma y estar tranquilo, porque poco a poco el ritmo intestinal del bebé se irá regularizando.

Las cacas en bebés con leche artificial o de fórmula

Las cacas de los bebés alimentados con lactancia artificial difieren mucho de las cacas de los niños alimentados con lactancia materna.

En primer lugar, la consistencia de las heces tenderá a ser bastante más dura (con la leche artificial se produce muchos más residuo, a diferencia de la lactancia materna, que se absorbe casi en su totalidad).

Además, el número de veces que el bebé hace caca disminuye, así el bebé puede estar hasta dos o tres días sin evacuar heces. Y es que la lactancia artificial produce más estreñimiento que la lactancia materna (siempre que ocurra esto, se debe consultar al pediatra para poner tratamiento).

Por otro lado, el color también es diferente. Será marrón (o amarillo verdoso, en general más oscuro). Y, en cuanto al olor, hay que decir que olerán peor, ¡nada que ver con las caquitas de la leche de mamá!

Así, las caquitas de un recién nacido alimentado con leche de fórmula se asemejan más a las de los bebés más mayores.

Es importante que los padre conozcan la características de las heces en función de la alimentación de su bebé para evitar preocupaciones innecesarias. ¡Todo es aprender!