El peligro de que el bebé aspire meconio durante el parto

Cómo tratar el síndrome de aspiración de meconio en bebés

Beatriz Martín Jiménez
Beatriz Martín Jiménez Matrona y enfermera pediátrica
El síndrome de aspiración de meconio (SAM) en bebés es un trastorno producido por la aspiración de líquido amniótico con meconio en la vía aérea antes o durante el nacimiento, y que causa dificultad respiratoria en mayor o menor grado.

Qué es el meconio y cómo lo expulsa el bebé 

síndrome de aspiración de meconio

Llamamos meconio a las primeras deposiciones del bebé. Es una sustancia pegajosa y de color verdoso oscuro (casi negro), y está compuesta de moco, bilis, secreciones intestinales y otros restos de sustancias contenidas en el líquido amniótico que el bebé va tragando mientras está en el útero.

Lo habitual es que el recién nacido expulse su primer meconio en las 24 horas tras el nacimiento. Poco a poco, según vaya ingiriendo alimento (calostro o fórmula artificial), la consistencia de las deposiciones irá cambiando hasta hacerse más amarillenta y pastosa.

A veces el bebé expulsa el meconio cuando aún está dentro del útero y el líquido amniótico adquiere un color amarillento o verdoso. Esto suele ocurrir en el 10-15% de los embarazos.

Puede ser porque el intestino del bebé ya es lo suficientemente maduro, por eso es más frecuente si el embarazo se prolonga más allá de la semana 41. Pero en algunas ocasiones (las menos) se relaciona con una disminución del aporte de oxígeno dentro del útero y/o sufrimiento fetal, por eso se recomienda que si rompes la bolsa y ves que el líquido es verdoso no te demores demasiado en acudir al hospital, donde te harán un monitor para escuchar al bebé y comprobar que todo va bien.

Pero cuidado, que el líquido esté teñido de meconio no implica que el bebé esté o haya estado sufriendo, sino que es un signo más a valorar y que nos hace estar un poco más alerta; solo es peligroso si el bebé lo aspira por vía aérea, y esto puede ocurrir si durante el parto el bebé sufre falta de oxígeno.

Riesgos para el bebé de aspirar meconio durante el parto

Aunque el meconio es una sustancia estéril e inocua en el intestino, si pasa a la vía aérea puede producir inflamación y obstrucción de la misma, e incluso neumonía, causando una insuficiencia respiratoria que puede llegar a ser severa. En ese caso es cuando hablaríamos de síndrome de aspiración de meconio (SAM), que aparece en menos del 5% de los bebés que nacen con líquido amniótico teñido.

La gravedad o no de la situación dependerá de la cantidad de meconio que el bebé haya aspirado, su consistencia, cuánto tiempo ha permanecido en los pulmones, y otras circunstancias individuales del bebé, como bajo peso o crecimiento retardado.

Por eso durante los partos con líquido amniótico teñido de meconio es necesario escuchar el corazón del bebé todo el rato mediante la monitorización continua. Y, además, es recomendable que en el momento del nacimiento haya un pediatra disponible para hacer una valoración adecuada del recién nacido.

Cómo actuar si el bebé inhala meconio 

el peligro de que el bebé aspire meconio durante el parto

Si al romper aguas observamos que el líquido es verdoso, se recomienda acudir al hospital para hacer un monitor y escuchar el corazón del bebé. Si estás de parto, te dejarán puesto el monitor de manera contínua, ya que la presencia de meconio es un signo que nos hace estar más alerta para descartar y evitar situaciones de estrés para el bebé. Por lo demás la actuación durante la dilatación será igual a la de cualquier otro parto, pero cuando vaya a nacer el bebé se suele avisar a pediatría para que estén disponibles para hacer una valoración adecuada.

Si el parto ha transcurrido sin signos de estrés para el bebé, y al nacerse muestra vigoroso, no es necesario intervenir. Si, por el contrario, el recién nacido está hipotónico o poco reactivo, los pediatras lo llevarán a una cunita para valorar si necesita limpiar sus vías respiratorias de meconio, y si es así lo aspirarán con una sonda o tubo endotraqueal.

A veces con esto es suficiente para que el bebé respire por sí mismo, pero en los casos más graves puede necesitar ingreso en Neonatos o en Cuidados Intensivos. En la mayoría de los casos, los bebés afectados por el síndrome de aspiración de meconio evolucionan favorablemente en pocos días.

En resumen, la presencia de meconio en el líquido amniótico no es peligrosa a menos que sea inhalado por el bebé. En la mayoría de los casos se debe a la propia madurez del tubo digestivo; en este caso, se debe evitar el estrés durante el parto y así prevenir la aspiración de meconio.

En otras ocasiones el meconio es un signo de falta de oxígeno, por lo que será necesario realizar vigilancia continua y quizás intervención médica.

Cuídate durante el embarazo, disfruta, descansa, realiza actividades que te hagan sentir bien y relajada. La mejor garantía de que tu bebé esté sano y tranquilo es que tú también lo estés.