7 errores que la mujer embarazada comete cuando está de parto

Dar a luz a su bebé es una experiencia llena de dudas y temores para las madres

Beatriz Martín Jiménez
Beatriz Martín Jiménez Matrona y enfermera pediátrica

El nacimiento de un hijo o una hija es uno de los momentos más importantes de nuestra vida, y como tal, todas las mujeres esperamos vivirlo y disfrutarlo en toda su intensidad, aunque a veces nos equivoquemos.  A continuación te contamos los 7 los errores más comunes que la mujer embarazada comete cuanto está de parto. 

Lo que no debe hacer una mujer embarazada cuando está de parto

errores mujeres embarazada cuando está de parto

Siempre se habla de las cosas que hay que antes antes del parto y de cómo prepararse para este momento, pero pocas veces se dice los errores más comunes que las mujeres embarazadas comenten antes de dar a luz a su bebé... ¡hasta ahora!

1. Quedarnos en casa esperando a tener contracciones
Es uno de los errores principales que cometemos antes de que empiece el parto: quedarnos en casa cuando se acerca la fecha probable de parto que nos han marcado “por si acaso”.

Para que el parto comience, es necesario que estemos tranquilas, que no haya adrenalina en nuestro cuerpo para que la oxitocina haga su trabajo. Estar pendientes de cada pequeña señal de nuestro cuerpo no lo facilita. Así que lo mejor es continuar nuestra vida normal, y cuando llegue el momento, lo sabremos.

2. Dejar de comer cuando notamos las primeras contracciones
Es muy frecuente pensar que para cualquier ingreso en el hospital necesitamos acudir en ayunas, y por eso en cuanto sospechamos que el parto se acerca no comemos e incluso ¡dejamos de beber! Pero en este caso no es necesario, incluso puede ser perjudicial.

El parto conlleva un trabajo físico importante, y necesitamos afrontarlo con energía suficiente, así que si te apetece puedes tomar alguna comida ligera, y de hecho es recomendable hidratarse de manera adecuada. Actualmente en la mayoría de hospitales, se contempla la posibilidad de tomar comidas ligeras durante el parto.

3. Acudir demasiado pronto al hospital
Una de las dudas más frecuentes es cuándo acudir al hospital: ¿sabré distinguir las contracciones? ¿Me estoy poniendo de parto? ¿Y si voy demasiado tarde? Como dicen las matronas antiguas, “si tienes dudas es que aún no estás de parto”, porque cuando sea el momento, lo sabrás.

Las matronas aconsejamos acudir al hospital cuando lleves al menos 2 horas de contracciones regulares en intensidad, frecuencia y duración, para que el parto esté realmente en curso. Pero esas 2 horas de espera tampoco nos lo garantizan. El problema de acudir demasiado pronto es que quizá nos quedemos en el hospital cuando el parto aún no está  realmente establecido; y una vez que ingresamos en el hospital, empiezan a correr los relojes y los protocolos, y corremos el riesgo de sufrir intervenciones innecesarias solo porque se agotan los tiempos marcados.

4. Esperar 'que me lo saquen'
Como ya hemos dicho, el parto es un trabajo, pero un trabajo de la mujer principalmente, no de los profesionales. Eres tú la que tiene que poner toda la carne en el asador para ayudar a tu bebé a nacer, es un camino que recorreréis juntos, cuidadas por la gente que os rodea.

Es importante estar mentalizada de ello. Si vas pensando que cuando llegues al hospital “ya está todo hecho” y que todo está en manos de los profesionales, puede resultar muy duro ver que no es así y que aún te queda trabajo por hacer.

5. Meternos en la cama
Durante mucho tiempo la imagen del parto siempre ha sido una mujer en una cama (o pero aún, en un potro), así que no es extraño que muchas mujeres se acuesten al notar las contracciones porque piensan que es 'donde deben estar'.

Afortunadamente, cada vez las mujeres sabemos más sobre el proceso de parto y cómo se desarrolla el mismo. Y el parto es movimiento. Quedarnos en la cama solo hará que las contracciones sean más dolorosas y el parto más complicado.

6. Estar pendientes de todo 
A veces estamos acostumbradas a querer tener todo bajo control: la familia, los tiempos, los papeles,… y eso es imposible. Y en el parto, más.

Para que el parto se desarrolle tenemos que 'desconectar' del mundo exterior y dejar que las contracciones nos lleven 'hacia adentro'. Cuanto más pendientes estemos de “lo de fuera”, más le costará a nuestro cerebro segregar la oxitocina necesaria, y si no hay oxitocina, tampoco hay endorfinas, y entremos en un círculo vicioso. El parto no avanza.

7. Llevar unas expectativas  muy cerradas
Está bien pensar en el parto que queremos, apostar por ello y trabajar para ello. Pero hay cosas que se  escapan de nuestro control, que no podemos prever ni por tanto evitar. Así que también hay que estar preparada por si los acontecimientos se salen de lo que esperábamos o deseábamos, y confiar en los profesionales que nos están atendiendo, que buscan nuestro bienestar y el de nuestro bebé.

Espero haberte ayudado y que ahora que sabes qué cosas no se recomienda hacer durante el parto puedas poner todo de tu parte para tener el parto que deseas y el recibimiento que espera tu bebé. ¡Hasta pronto!

Puedes leer más artículos similares a 7 errores que la mujer embarazada comete cuando está de parto, en la categoría de Parto en Guiainfantil.com.