Posiciones del bebé antes del parto y significado de cada una de ellas

Descubre cómo se posiciona el bebé en las semanas previas al día de su nacimiento

Olga García. Ginecóloga

¿Dónde está colocado mi bebé?. Esta suele ser una de las dudas y preocupaciones más habituales de la mujer embarazada al final de las semanas de gestación o cuando se acerca el parto. La posición del bebé y si estará bien encajado en la pelvis son claves para saber si puede haber un parto vaginal normal o no. Te contamos cómo se posicionan los bebés en las semanas previas al día de su nacimiento.

Cuándo y cómo se coloca el bebé días antes del parto

posiciones del bebé al nacer

Hacia la semana 36 el bebé suele colocarse en la posición que tendrá en el parto, aunque a veces se han detectado movimientos apenas 15 minutos antes del parto, sobre todo si hay exceso de líquido amniótico (aunque no es lo habitual).

La mujer embarazada lo puede notar porque sentirá más presión sobre la zona pélvica, tener molestias al caminar e, incluso, ciertos calambres. Como consecuencia de esta presión, las ganas de orinar serán continuas, pero a su vez, al haberse colocado el bebé, la madre podrá volver a 'respirar' mejor porque no el pequeño no estará tan cerca de las costillas y el diafragma.

La postura cefálica. La posición más común de los bebés

postura cefálica

Es la postura más habitual, de hecho la tienen el 95% de los bebés. Esta posición quiere decir que está hacia abajo con el mentón pegado a la barbilla y las piernas flexionadas. Hay dos tipos de posturas cefálicas:

- La anterior, en la que el bebé tiene la espalda pegada al vientre de la madre.

- La posterior, en la que su columna está pegada a la de la madre. Esta última puede provocar un parto más lento.

Las razones para que adopte una u otra postura podrían estar relacionadas con un mayor tiempo de reposo de la madre. Es decir, si ha estado en la cama mucho tiempo, y es que la escasez de movimiento puede provocar que el bebé se posicione en cefálica posterior, pero no hay una base científica que lo fundamente.

Posición cefálica, pero no tiene la cabecita flexionada o está en deflexión

posturas del bebé al nacer

En estas posiciones lo primero que aparecería sería la cara o la frente. Puede que ambas estén provocadas por un exceso de estrés en la madre. Puede ocurrir que si la madre está muy nerviosa, se produzca una alteración normal de la serotonina.

Los neuropétidos originan un estado de contracción, estos pasan a la placenta y dan lugar a una contractura en el bebé. Esta postura sería incompatible con un parto vaginal porque no podría girar la cabeza para salir normalmente.

Cuándo el bebé se coloca en posición de nalgas

bebé antes de nacer

En esta postura el bebé está con la cabeza hacia arriba y las nalgas hacia abajo. Esta postura suele estar asociada con un parto por cesárea, sobre todo si la madre es primeriza. Pero también podría haber un parto vaginal, en el que el médico haría una serie de maniobras al final si hubiera dificultades para salir. Si la placenta se localiza obstruyendo el canal cervical tampoco podría darse un parto vaginal.

Las razones por las que parece que un bebé pudiera adoptar esta postura es cuando habido una tendencia a estar acostada mucho tiempo o también porque haya algún impedimento para que la cabeza se acople en la pelvis. Estos podrían ser la aparición de un mioma en el útero, que esté presionando, o porque la placenta se localice en el segmento inferior del útero.

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia deja la puerta abierta a la posibilidad de realizar el parto por vía vaginal, siempre que se cumplan determinadas condiciones. También el documento de consenso elaborado por profesionales expertos de Osakidetza, el servicio vasco de salud, establece que la vía vaginal es segura cuando se cumplen los criterios establecidos.

Por qué el bebé se pone en postura transversal

postura transversal

En esta posición (nada habitual, pero posible), el bebé forma un ángulo de 90º con el eje del útero; así la cabeza está en un lado del vientre de la madre y las nalgas en el opuesto. Puede que el bebé se gire incluso en el último momento y se dé un parto vaginal. Eso sí, probablemente este parto sería seguro por cesárea, porque al salir rompería la placenta, y se produciría una hemorragia muy grande.

Las razones por las que un bebé puede adoptar esta postura serían que hubiera un mioma o que haya placenta previa, lo que impediría que el niño pudiera acercarse al canal cervical, al estar tapada la salida.

(Texto: Olga García, Ginecóloga de SESMI - Sociedad Española de Salud y Medicina Integrativa).

Puedes leer más artículos similares a Posiciones del bebé antes del parto y significado de cada una de ellas, en la categoría de Parto en Guiainfantil.com.