El Papa Francisco anima a las mamás a amamantar a sus bebés en la Capilla Sixtina

Amamantar al bebé es un acto de amor sea donde sea

¿Has visto alguna vez a una mamá amamantando a su bebé en una iglesia? Pocas se atraven y no sería raro que además recibieran las miradas reprobatorias de algunos parroquianos e incluso les pidieran abandonar el templo.

Pues bien, el Papa Francisco realiza un gesto admirable al animar a las mamás a amamantar a sus bebés en la Capilla Sixtina. Una estupenda forma de hacer respetar y normalizar la lactancia materna en lugares públicos.

El Papa Francisco anima a las mamás a amamantar a sus bebés en público

 El papa anima a amamantar a los bebé en la Capilla Sixtina

El Papa Francisco celebró una misa en la Capilla Sixtina en la que 34 bebés fueron bautizados, y allí durante la ceremonia animó a las mamás a amamantar a sus bebés: 

"Si ellos comienzan a hacer el concierto (llorar) porque no están cómodos, tienen calor, o tienen hambre, dadles de amamantar, sin miedo, porque también esto es un lenguaje de amor", afirmó el Papa durante la homilía.

Puede parecer un movimiento novedoso por parte de la iglesia católica y, sin embargo, no es la primera vez que el Papa Francisco anima a las mamás a dar el pecho a sus bebés en la iglesia. El año pasado en la misma ceremonia, el Papa hizo comentarios similares de apoyo, diciendo que las madres deberían alimentar a sus hijos: "y como la ceremonia es un poco larga, quizás alguno llora por hambre. Si es así, les digo a ustedes, las madres, amamanten sin miedo, con toda la normalidad. Como María amamantaba a Jesús".

Sin embargo, no todos los diáconos piensan igual que el Papa Francisco respecto a la lactancia materna, en algunas iglesias se ha pedido a algunas mamás que intentaron amamantar a sus bebés, que abandonaran el santuario. 

Amamantar al bebé en público de forma natural y tranquila

Seas católico o no, has de reconocer que el gesto del Papa Francisco es de enorme ayuda a la hora de normalizar la lactancia en público, algo todavía mal visto en muchos lugares públicos y prohibido incluso en algunos museos, aerolíneas, restaurantes, centros comerciales...

Y es que, en definitiva, es un acto natural propio de la crianza, no es un acto pervertido ni en ningún caso sexual. Es un acto de amor, pero sobre todo, es una necesidad para el bebé. Debería hoy en día ser visto con toda la normalidad del mundo y nunca una madre recibir, ni una mirada reprobatoria ni una frase amenazante, como lamentablemente sucede.

En cualquier caso, si necesitas amamantar a tu bebé en público y necesitas hacerlo de forma relajada y con tranquilidad, estos consejos pueden ayudarte: 

- En lugar de bajar la ropa desde el escote, sube la camiseta desde la cintura, así la parte superior del pecho estará cubierta.

- Lleva el clásico fular o pañuelo para arropar al bebé y taparte mientras le das el pecho.

- Utiliza camisetas de lactancia que disponen de dos telas en la parte del pecho para dejar una en la parte superior y hacer la lactancia más discreta.

Y, si no deseas recurrir a ninguno de estos subterfugios, amamanta a tu bebé tranquila y segura de que estás haciendo lo mejor para él. El mundo está lleno de ignorantes, y eso, lamentablemente es y será.