Enfermedades del otoño

El inicio del periodo escolar también puede traer enfermedades para los niños

La vuelta al colegio o el ingreso a la guardería no sólo trae nuevos conocimientos y amistades para los bebés y niños, como también algunas enfermedades para los niños y preocupaciones para los padres.

Cuando arranca el periodo escolar para los más pequeños, se disparan las enfermedades comunes, por los contagios víricos o patologías relacionadas con la infancia, especialmente en bebés y niños menores de 5 años de edad.

Catarros y resfriados de los niños durante el otoño

Niña en un examen medico

Los pediatras aseguran que los meses de septiembre y octubre son la época de mayor riesgo de contagio de enfermedades infantiles. El regreso o el ingreso de los niños a las guarderías o colegios, favorece el contagio de enfermedades, debido al contacto ocasional con otros pequeños y a la gran cantidad de escolares concentrados en aulas cerradas. Cuando empieza un nuevo curso escolar, es normal que el número de pacientes aumente en las consultas médicas.

Por lo general, se trata de enfermedades víricas o que forman parte del desarrollo del niño. Catarros, resfriados y diarreas son las más habituales en estas épocas del año. En el servicio de pediatría llegan a atender entre 5 y 7 casos de niños, diariamente. Normalmente, el curso de estas enfermedades no requiere un tratamiento especial, aunque sí específico, haciendo que el niño se recupere en tres o cuatro días. Todo dependerá de la salud y defensas del niño en este momento y de la edad que tenga. Cuanto más pequeño sea el niño, más posibilidades tendrá de contagiarse. A partir de los 5 años de edad, las posibilidades van disminuyendo ya que el niño presenta un sistema inmunológico más equilibrado.

Consejos médicos para la prevenir enfermedades en otoño

En esta época en que los niños están volviendo a tener contactos diarios con otros niños, los médicos aconsejan que los padres extremen la higiene, para evitar que el contagio se transmita también a los que están en casa. Hay muchos casos de contagio a personas mayores de gastroenteritis y catarros.

Según los pediatras, la mejor forma de prevenir este tipo de enfermedades es:

1- Ofrecer una alimentación equilibrada y variada a los niños.

2- Evitar la automedicación.

3- Mantener a los niños muy bien hidratados.

4- Acudir siempre al médico cuando el niño presenta síntomas de alguna enfermedad.

5- Hacer todo lo que sea posible para evitar las consultas de urgencias.

6- No agobiarse. Es normal que los niños enfermen. A pesar de todo, las enfermedades son necesarias para la formación de su sistema inmunológico.