Alimentos morados y azules en la dieta de niños y embarazadas

Beneficios de los alimentos azules y morados durante la infancia y gestación

Carlota ReviriegoNutricionista

¿Por qué las frutas tienen distintos colores? Por los fitonutrientes. Son los encargados de dar a los vegetales esos colores tan brillantes y característicos, por lo que, a mayor intensidad del color, mayor concentración de fitonutrientes. Se pueden encontrar no sólo en frutas y verduras, sino también en cereales y semillas, leguminosas y frutos secos.

Los flavonoides, y dentro de ellos, destacando en importancia, las antocianinas, son los fitonutrientes principales a destacar en vegetales de colores morado y azul. En general, estos compuestos son antioxidantes, y por tanto protegen frente al envejecimiento celular, aunque algunos de ellos ejercen, además, funciones protectoras en el cerebro o el sistema cardiovascular

5 beneficios de los alimentos morados para niños y embarazadas

Niño come arándanos

1. Destreza verbal: En particular, las antocianidinas presentes en arándanos, moras y uvas, se han relacionado en estudios recientes con un incremento en la destreza verbal. Aunque esta peculiaridad puede ser muy útil en la tercera edad, no lo es menos en la infancia, ya que es cuando las conexiones en el cerebro se están formando y pueden beneficiarse de esta función. En casos particulares como el de niños bilingües o aquellos con dificultades de aprendizaje, cobran aún más importancia. Además de con la destreza verbal, las antocianidinas también se relacionan con un aumento en la memoria a corto plazo y la agudeza visual, aunque solo son resultados preliminares y no hay conclusiones firmes al respecto. 

2. Combate infecciones por hongos: El resveratrol que se encuentra en las uvas es un agente antifúngico, cuya función es combatir aquellas infecciones causadas por hongos. Con la llegada del calor, empiezan a proliferar y aumentar los contagios de hongos en playas y piscinas, y este fitonutriente puede ayudar, junto con el tratamiento que el profesional de la salud estime oportuno, a combatirlos. Estudios profundizando ésta y otras posibles funciones están actualmente llevándose a cabo.

3. Previene infecciones urinarias: Las proantocianidinas presentes en los arándanos aumentan la protección frente a infecciones urinarias. Es relativamente frecuente entre las niñas de corta edad, sobre todo cuando empiezan a usar el lavabo solas, el contraer cistitis. También entre embarazadas. Las proantocianidinas protegen la vejiga frente a la colonización por parte de la bacteria causante de estas infecciones, ya que impiden su adhesión a los tejidos diana. El zumo de arándanos parece ser el tratamiento preventivo más efectivo, siendo útil hasta en casos de cistitis recurrentes.

4. Mejora de habilidades motoras: Los flavonoides en general, según investigaciones muy actuales, ayudan a mejorar las habilidades motoras, aquellas necesarias para realizar movimientos como caminar, correr o saltar, además de la psicomotricidad fina, los delicados movimientos de manos y dedos. Desde el nacimiento, los hitos alcanzados en el desarrollo motor de los bebés permiten al profesional de la salud valorar sus avances. Además, la motricidad fina permitirá al bebe usar sus manos y dedos para coger y examinar objetos y, más adelante, ayudara a manejar con destreza el lapicero. La presencia de flavonoides en la dieta infantil favorecerá el desarrollo de estas habilidades. 

5. Aumenta la memoria: También son útiles los flavonoides para mantener la memoria y estimular la capacidad retentiva, esa herramienta tan útil para los escolares, sobre todo en época de exámenes.

Uvas, moras, higos, ciruelas, berenjenas, lombarda, arándanos y ciruelas o uvas pasas, son los alimentos más representativos de este valioso grupo.