Ojo también con la varicela

El ojo de la noticia parece ser que solo ve la gripe como la enfermedad que ofrece más riesgos a nuestros niños. Muchas veces nos dejamos llevar sólo por lo que dicen los noticiarios y los periódicos, y nos olvidamos de las demás dolencias que también pueden afectar a nuestros pequeños. Me refiero, por ejemplo, a la varicela.

Cómo afecta la varicela a los niños

Niño con varicela

Me acuerdo muy bien que cuando mi hija empezó a ir a una guardería, a los 18 meses, lo primero que cogió fue una varicela, una enfermedad muy común entre los niños menores de diez años. Su contagio es muy rápido, y suele ser más efectivo en la etapa de incubación.

Primero, a mi hija, le salió un pequeño grano detrás de una oreja. Su medico nos dijo que podría ser un principio de varicela por lo que deberíamos vigilar por si le salía otros granos por las demás partes de su cuerpo. Efectivamente al segundo día que le salió el primero, empezaron a salir erupciones por todas partes, en las piernas, en las nalgas, barriga, cuelo,... e incluso en su linda carita. Impresiona al principio, pero al cabo de una semana, todo se vuelve a la normalidad.

La varicela es una enfermedad benigna y no representa una amenaza para la vida de los niños. Sin embargo, los síntomas que provoca el virus de varicela (varicela-zoster), son bastante incómodos, por no decir, ¡espantosos! Las erupciones causan picores y comezones a los pequeños y normalmente llegan acompañadas de fiebre.

6 consejos para aliviar los síntomas de la varicela

Para atenuar los síntomas de varicela lo mejor es:

1.  Bajar la fiebre de los niños con compresas de agua fría en la frente, o con baños en agua tibia.

2. Disminuir los picores con baños de avena o polvos de haba. Si no resulta, solicitar al médico algún ungüento o pomada especial para evitar que el niño se rasque y se haga más daño.

3. Después del baño, secar bien el cuerpo del niño o de la niña, con una toalla de algodón, con movimientos circulares y muy suaves, para evitar que se inflamen las erupciones.

4. Evitar usar cremas o lociones 'milagrosas'.

5. Evitar dar de comer alimentos ácidos a los niños. Las erupciones también pueden aparecer en la boca, y lastimarles. En estos casos, lo mejor es que coman alimentos fríos.

6. Cuando los granos empiezan a secarse, el picazón aumenta por lo se debe vigilar al pequeño para que no se hagan daño quitando las costras de las cicatrices.

Las erupciones pueden volver a salir, provocando retrasos en la curación. Además, pueden dejar manchas. No existe mejor forma de evitar la varicela que con la vacunación. La vacuna suele ser gratuita en los ambulatorios, consultas y hospitales. Es conveniente aplicarlas a los pequeños antes que la enfermedad se aloje en su organismo.

Vilma Medina. Editora de GuiaInfantil.com