Nuevo método para diagnosticar el autismo

Las investigaciones en torno al diagnóstico del autismo han dado un paso más. Científicos de las Universidades estadounidenses de Rutgers e Indiana han desarrollado un método de cribado que permite identificar de manera objetiva y precoz este trastorno.

Este mecanismo, basado en la medición y comparación de los patrones de movimiento en un mapa digital a tiempo real, puede ayudar a diagnosticar en edades más tempranas el autismo, permitiendo así que las terapias se apliquen antes.

Método basado en los movimientos

Tratamiento autismo

Según publica la revista especializada 'Frontiers', este mecanismo identifica los trastornos del espectro autista en función de la medición de los movimientos físicos del niño, e incluso del bebé.

El fundamento del método es medir los patrones de movimiento de los pacientes, constatando pequeñas variaciones a tiempo real, y comparándolos con los patrones de desarrollo típicos. De esta forma, se puede determinar la presencia de este trastorno e incluso los subtipos de autismo.

Para llevar a cabo esta investigación, se empleó un soporte digital similar a las videoconsolas Wii en el que se mostraba a los 25 niños del estudio sus programas de televisión, dibujos o vídeos preferidos. Así los pequeños mostraban sus preferencias con movimientos sencillos que eran recogidos por los investigadores.

‘Cada vez que los niños atraviesan una región en el espacio por un medio de comunicación que les gusta, es interminable. Empiezan a explorar aleatoriamente sus alrededores, buscan en el espacio ese punto y luego lo hacen de forma sistemática. Una vez que ven una conexión de causa y efecto, se mueven deliberadamente. La acción se convierte en un comportamiento intencional´, explica la neurocientífica computacional Elizabeth Torres, según recoge Europa Press.

Niños que aprenden a comunicarse

Los resultados del estudio revelaron que los niños, la mayoría de los cuales no empleaba el lenguaje verbal, fueron capaces de aprender sus medios de comunicación deseados y mantener ese conocimiento en el tiempo, es decir, fueron capaces de utilizar los movimientos para transmitir lo que querían.

Torres pretende así elaborar nuevas terapias que no se basen solamente en tratar los comportamientos socialmente aceptables. En su opinión, los métodos tradicionales buscaban hacer frente a las diferencias sensoriales y motoras de los niños con autismo, las cuales varían mucho de un paciente a otro.

Fuentes: Frontiers
 

. Colaboradora de GuiaInfantil.com