Oxiuriasis en niños y bebés

Infecciones parasitarias comunes en los niños

La oxiuriasis es una infección parasitaria muy común en los niños. Entre los síntomas, el niño tendrá poco apetito, estará irritable, y presentará problemas durante el sueño y molestias por el prurito anal, nasal, etc.

Suele acompañarse de prurito en área de los genitales originando irritación e inflamación secundaria al rascado. En las niñas puede causar vulvovaginitis. 

Oxiurasis en los niños

Causas de la oxiuriasis en niños y bebés

Esta infección es causada por el parásito que se llama Enterobius Vermicularis u Oxiurius. Los gusanos inmaduros se localizan en el intestino delgado, mientras los adultos se localizan en el intestino grueso.

Las hembras grávidas son las que migran hacia afuera y depositan sus huevos en las márgenes del ano y sus proximidades. La forma de contagio es a través de los huevos larvados por ingestión o inhalación de los mismos. Se diseminan en los diferentes ambientes del hogar, sobre todo en dormitorios y baños, contaminan los objetos, alimentos, agua y piscinas. 

Tratamiento de la oxiuriasis en niños y bebés

Será aplicado después de confirmado el diagnóstico que se basa en la investigación del parásito en las heces. Se recomienda la recolección de la muestra durante la mañana cuando el paciente se acaba de levantar y antes de lavarse.

El tratamiento consiste en el uso de medicación antiparasitaria como Pamoato de Pirantel que es la droga de primera línea o el Mebendazol. Se realiza una vez por semana y debe repetirse a las dos semanas. El tratamiento de este cuadro debe incluir también a los que conviven con el niño.