Cómo ayudar al niño a superar la pérdida de su mascota

Consejos para ayudar al niño a afrontar la muerte de su animal de compañía

Para los niños, las mascotas son algo más que animales: son sus mejores amigos y parte integrante de su familia. Los pequeños encuentran muchas veces en su mascota la compañía y el consuelo que necesitan en momentos donde sienten tristeza, de falta de atención, cuando están enfermos, etc. Es decir, las mascotas son capaces de brindar a los niños muchos momentos de alegría.

Desgraciadamente, nada es para siempre y en algún momento de la vida sentirán el dolor por su pérdida a causa de la longevidad del animal o una enfermedad. Este momento puede ser muy difícil para los pequeños. ¿Cómo podemos ayudar al superar la muerte de su mascota?

Consejos para ayudar al niño a superar la muerte de su mascota

Ayudar al niño a superar la muerte de su mascota

El deseo de los padres es el de proteger a los hijos de experiencias dolorosas, pero no siempre es posible. La muerte de la mascota puede ser un momento traumático para el pequeño. Tal vez sea la primera vez que el niño se enfrenta a la muerte y a la pérdida de un ser querido. Por tanto, los adultos debemos tener delicadeza a la hora de enfrentar con ellos esta situación ya que con nuestro apoyo en el proceso de duelo los niños pueden aprender a enfrentar otras pérdidas que tengan en su vida.

Los adultos debemos ayudar al niño a aceptar esa muerte con cariño y paciencia. Consolarlo y brindarle todo el amor que necesite y además: 

- Lo más importante es la edad del niño. Cuantos más pequeños sean los niños menos entenderán lo que ha sucedido. Entre los 3 y 5 años, no comprenden lo que significa la muerte y piensan que el hecho será algo temporal y que el animal volverá. Entre los 6 y los 8 años aproximadamente, ya comprenden esta situación y las consecuencias que conlleva. Cerca de los 10 años entienden la muerte como un hecho totalmente irreversible. Así, será importante adaptar el discurso pero sin mentir en ningún momento y dejando claro al niño que si mascota no volverá.

- Ser claros y sinceros. Aunque la verdad sea triste, se debe contar con claridad, para no confundirle. Los niños aceptan mejor este tipo de experiencias cuando se les da explicaciones sinceras, adaptadas a su nivel de comprensión y se les permite expresar su dolor. Dar respuestas vagas, evitar contestar, o contarles “mentiras piadosas” como por ejemplo decirles que la mascota “está durmiendo” solo generan confusión en los pequeños y puede ser contraproducente.

- Dejar que el niño exprese sus sentimientos. Es normal que extrañe a su mascota, que se sienta enfadado o sienta celos por las mascotas de sus amigos, es parte del duelo que tiene pasar.

- Recordar a la mascota. En los momentos de nostalgia es bueno hablar de la mascota. Hablar sobre los momentos vividos con ella.

- Ir preparando para el acontecimiento. Si los adultos sabemos que el animal morirá en poco tiempo debido por edad avanzada o enfermedad es bueno que se vaya comentado el hecho con los niños, para que puedan expresar sus sentimientos y poder despedirse de la mascota.

- No es aconsejable reemplazar al animal enseguida. El niño debe pasar el duelo durante unos días. El niño será el que dirá cuándo se encuentra con ganas para comenzar otra relación con una nueva mascota.