El detergente más adecuado para su ropita

No todos los detergentes son aptos para lavar su ropa

Guiainfantil.com

Lavar la ropa del bebé es una tarea aparentemente sencilla que, sin embargo, requiere de ciertas precauciones. La piel del bebé es mucho más delicada y sensible

que la de los adultos, y por eso es tan importante poner atención a los productos que usamos para cuidar y mantener limpia su ropita. Usar detergentes que no son especiales para bebés y que contengan conservantes sensibilizantes, isotiazolinonas o blanqueantes ópticos, pueden desencadenar brotes alérgicos, erupciones o agravar la dermatitis atópica.

La dermatitis atópica es la dolencia de la piel más frecuente en bebés: el 15% de la población en España la sufre y el 90% de estos casos son niños. No es contagiosa, pero sí muy molesta ya que la irritación se suele dar en cara, codos o rodillas.

Por eso, los dermatólogos recomiendan fijarse en la composición del detergente y lavar la ropita del bebé únicamente con productos que han sido formulados específicamente para ellos y que no contengan sustancias que pueden ser agresivas y provocar reacciones en su piel.

Consejos y trucos para lavar la ropa del bebé

Detergente para el cuidado de la piel

Como hemos comentado, lavar la ropa del bebé necesita más atención que la de los adultos, por lo que te damos unos consejos:

-Es muy recomendable lavar su ropa aparte, especialmente durante los primeros meses cuando su piel es más sensible.

- Es necesario escoger un detergente con fórmula neutra e hipoalergénica, que haya sido testado específicamente en bebés y niños con pieles atópicas y con tendencia a desarrollar dermatitis.

- Se aconseja lavar toda la ropa del bebé antes de ser usada, incluida la ropa de cama y las toallas, ya que de esta manera estaremos seguros de que eliminamos todo el polvo que puede haber cogido así como el apresto.

- Se puede lavar su ropita tanto a mano como en la lavadora, como tú prefieras. Si lo haces a máquina, recuerda utilizar un programa delicado, a baja temperatura y con un ciclo de centrifugado suave.

- Es importante que la ropa quede bien aclarada, así que no sobredosifiques: utiliza siempre solo la dosis recomendada de detergente. Usar más producto no hará que la ropa quede mejor. Es más: corres el riesgo de que no quede bien aclarada.

- No utilices suavizante para lavar su ropita ya que son productos que pueden llevar altas cantidades de perfume y otros ingredientes alérgenos.

- No olvides tender inmediatamente la ropa al finalizar el ciclo de lavado: así evitarás que las prendas se arruguen y cojan malos olores.

Una vez que el bebé cumpla los seis meses podremos ir mezclando poco a poco su ropa con la del resto de la familia, permaneciendo atentos a que la piel del bebé no sufra ningún tipo de irritación o roce. Al igual que sucede con la ropa de los adultos, es muy importante revisar la etiqueta de cada prenda antes de su lavado para evitar disgustos.