Por qué los tatuajes de henna pueden ser tan peligrosos para los niños

El riesgo de utilizar tatuajes temporales con henna negra en la infancia

Madison Gulliver estaba como loca por hacerse un tatuaje de henna negro. Le parecía algo hermoso. Aprovechó un viaje con sus padres a Egipto para conseguir su gran ilusión. Y a sus 7 años, por fin, consiguió que sus padres aceptaran la petición de la pequeña. 

Al principio Madison caminaba feliz con su tatuaje recién hecho en el hotel. Pero poco después el brazo de la pequeña comenzó a hincharse. Te explicamos por qué la los tatuajes de henna pueden ser tan peligrosos para los niños. 

Por qué los tatuajes de henna pueden ser tan peligrosos para los niños: el caso de Madison

Riesgos de los tatuajes de henna negra

El sol hizo que el reciente tatuaje de henna negra sobre el brazo de la pequeña Madison reaccionara de forma adversa. Y de pronto, lo que en principio iba a ser un fabuloso regalo, se convirtió en una pesadilla. La zona del tatuaje comenzó a hincharse por una reacción alérgica. ¿El causante de esta reacción alérgica?: la parafenilendiamina (PPD), un componente químico que se haya presente en la henna negra pero también en otros productos que se consumen habitualmente, como algunos tintes para el cabello. La reacción adversa de la piel a este componente se manifiesta como una dermatitis severa, pero en algunos casos también puede llegar a presentar quemaduras.

El hermano de la pequeña, de 9 años, también se realizó un tatuaje similar pero sólo le produjo algo de picor. En el caso de Madison, fue a más, y la niña tuvo que acudir al hospital de Hurgada (Egipto). Además de la dermatitis ocasionada por este componente químico, la zona, por influencia del sol, y al estar más sensible, se quemó, así que la pequeña tuvo que ser atendida en la unidad de quemados del hospital. Su brazo presentaba un gran número de ampollas a lo largo del tatuaje que le acaban de realizar. 

Sin embargo, los médicos del hospital aseguran que este tipo de quemaduras no son normales Sí la reacción alérgica en niños a la henna negra, pero en forma de dermatitis. 

Otras reacciones adversas en los niños por el uso de tatuajes de henna negra

Quemaduras por henna negra

Desde la Asociación de Pediatría de Estados Unidos alertan sobre el uso en niños de henna negra, ya que no es una henna natural. El problema radica en un compuesto químico que muchos rechazan. Puestos a elegir, aseguran, los padres deberían decantarse por la henna natural, que es rojiza y que se obtiene de un tipo de plantas que crecen el algunas zonas de África, Asia y Australia. El líquido rojo en este caso procede de las hojas. Se consigue machacándolas. Son tatuajes temporales (duran entre dos y tres semanas aproximadamente) y no producen (normalmente) reacciones alérgicas en los niños. La henna negra puede llegar a ocasionar estos problemas en los niños:

1. Dermatitis. Picor y quemazón en la zona del tatuaje.

2. Quemaduras químicas. Un paso más a la dermatitis es la aparición de ampollas, ya que la piel, al reaccionar ante este compuesto químico, se vuelve mucho más sensible. En algunos casos se han llegado a producir quemaduras químicas

3. Despigmentación. En algunos casos, también se ha observado tras aplicar un tatuaje de henna negra, despigmentación en la zona del tatuaje. 

4. Sensibilidad a la luz. La zona del tatuaje, al reaccionar ante el compuesto químico, se vuelve más sensible a la luz solar. Esto puede ocasionar quemaduras solares.

Y si no, siempre nos quedarán los tatuajes de pegatina. Hoy en día han evolucionado mucho y los encontramos de muchas formas y colores diferentes. Son menos sofisticados y menos duraderos pero con muchísimos menos riesgos para la salud de nuestros hijos.