Menor a bordo, el pasajero más débil

Los dispositivos de seguridad evitan el 90 por ciento de las lesiones en niños

Según datos de la DGT, durante el año 2010 las carreteras españolas registraron un balance total de 1.730 víctimas mortales por accidente, de las cuales, el 3% eran menores de 14 años. Estos datos suponen, respecto al 2009, una reducción del 9,1 % del número de víctimas mortales y un 44 por ciento menos de víctimas mortales menores de catorce años. A pesar de todo ello, los accidentes de tráfico continúan siendo la principal causa de mortalidad en la infancia (niños entre 0 -14 años).

Las sillas de retención infantil

Seguridad del menor a bordo del coche

Cada cuatro días un niño pierde la vida en un accidente de tráfico. En 2008, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), 84 menores de 14 años fallecieron, 591 resultaron heridos graves y 4.717 sufrieron lesiones leves. La Asociación Española de Pediatría señala la muerte en la carretera , como la primera causa de mortalidad en niños de 4 años, la segunda en menores de 2 años y la cuarta en niños de 1 año. Sin embargo, lo peor de todo ello, es que el 40 % de los bebés y de los niños que murieron en accidentes de tráfico no llevaban ningún Sistema de Retención infantil (SRI).

A pesar de ello, cuando se analiza la evolución de la seguridad vial infantil en los últimos veinte años (1990-2009), la conclusión es alentadora, ya que por primera vez el número de niños (0-14 años) fallecidos a consecuencia de accidentes de tráfico se ha reducido, en concreto un 80 % menos. La cifra ha descendido de 307 fallecidos en el año 1990 a 60 muertes en el año 2009. Uno de los factores importantísimos que ha influido en este descenso ha sido sin duda el aumento de la utilización de sillas de seguridad infantil. Los asientos o sillas de seguridad para bebés y niños constituyen la medida más efectiva para prevenir los accidentes de tráfico.

Lesiones frecuentes de los niños en el automóvil

El Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) y Jané han elaborado un informe que demuestra que tres de cada cuatro niños que tienen que ser hospitalizados por colisiones de tráfico, no utilizaban sistemas de retención infantil (SRI). Un impacto fuerte puede provocar innumerables y graves lesiones. En el 80% de los casos, las zonas más afectadas son la cabeza y cuello. Mientras que para un adulto la cabeza representa un octavo del peso total, para un niño representa una cuarta parte. Esto quiere decir que el 25% del peso de los niños se encuentra en la cabeza. Debido al escaso desarrollo de los músculos del cuello, éste no podría soportar un choque violento, pudiendo provocar lesiones en las vértebras y médula espinal.

El uso de SRI en niños menores de 12 años, según un informe presentado por Consultrans en diciembre de 2008 por encargo de la Dirección General de Tráfico, arroja que un 88,1% de los niños menores de 12 años viajaban protegidos en su sistema de retención, cifra que bajaba a un 78,4% en el grupo de niños de entre 6 y 12 años. Por su parte, la Asociación Española de Pediatría afirma que, aún así, el 40% de los niños viaja sin las medidas de seguridad necesarias cuando éstas podrían evitar el 75% de las muertes y el 90% de las lesiones en las colisiones. Una silla de seguridad o un capazo podrían evitar, además, los desprendimientos de vísceras, desgarros internos por la falta de musculatura abdominal, fracturas de costillas o lesiones de pulmón y de corazón. Es fundamental que los niños vayan sujetos al asiento del coche con un sistema adaptado al tamaño del mismo.

Desde hace años, todos los coches están adaptados a la nueva normativa del código de circulación que dictamina lo siguiente: "el hecho de no llevar instalado dentro del vehículo los elementos de seguridad tendrá la consideración de infracción". El asiento trasero es el lugar más seguro para un niño. Llevar a un bebé en brazos a una velocidad superior a los cinco kilómetros por hora es un grave peligro si existe un frenazo brusco. Hasta los dos años, o los 10 kilogramos de peso, los niños deben ir sentados en sillitas orientadas en sentido contrario al de la marcha. Se ha demostrado que en caso de colisión, esta posición reduce más de un 30% las lesiones de cuello y cabeza en los bebés. Con la entrada en vigor del carné por puntos llegó la normativa que obliga a utilizar dispositivos de seguridad hasta que el niño alcance una altura de 1,35 metros de altura. En este sentido, también será obligatoria la colocación y uso de los cinturones de seguridad en los autobuses escolares de España.

Los Lunnis y McDonalds por la concienciación infantil

La Dirección General de Tráfico ha presentado junto con el programa infantil de televisión de Los Lunnis y con la multinacional McDonalds, dos propuestas para concienciar a los más pequeños de la importancia del cinturón y los elementos de seguridad pasiva dentro de los coches. TVE, aprovechando la I Semana Mundial de las Naciones Unidas, y siguiendo la línea educativa del programa, ha creado 13 episodios en los que los niños adquirirán consejos básicos sobre seguridad vial, desde cruzar la calle de forma adecuada con una mascota, hasta cómo sentarse correctamente dentro del coche. Por su parte, McDonalds está en plena campaña. Bajo el lema ¡Haz click! la cadena norteamericana se centra en concienciar y fomentar en los niños la iniciativa de abrocharse el cinturón de seguridad. La franquicia llegó incluso a repartir CD´s con varias canciones relacionadas con la seguridad vial infantil. Según Patricia Abril, presidenta de McDonalds España, "con esta campaña intentamos inculcar un hábito tan importante como el uso del cinturón de seguridad, concienciando a los más pequeños y que sean éstos quienes recuerden a sus padres la importancia de hacer 'click'".