Visión infantil. Problemas de la vista en niños

Identificar y corregir los defectos visuales infantiles. Entrevista a Francisco Daza

Francisco DazaOptometrista

Francisco Daza es Optometrista, especialista en Contactología y, en la actualidad, director del Instituto Varilux. Prevenir y tratar los problemas derivados de la salud visual de los niños es su principal preocupación. Por este motivo, insiste en que las personas que estamos habitualmente con ellos debemos estar muy atentos a su comportamiento para detectar de forma precoz los problemas visuales en la infancia. Su corrección temprana evitará problemas en la escuela relacionados con el aprendizaje, la atención y la concentración.

Los problemas de visión de los niños

Problemas de visión en niños

¿Cómo pueden detectar los padres un problema de visión en su hijo?
A partir de los 4 o 5 años, el ojo todavía no está maduro y, a partir de entonces y hasta los doce, el ojo alcanza su plena madurez. Podemos detectar un problema observando al niño, si se pega mucho al texto, si adopta posiciones extrañas con la cabeza de forma mantenida, si no tiene una buena elección de los colores al pintar una casita o un paisaje, la falta de atención, pegarse mucho a la pantalla del ordenador o adquirir posturas viciadas a la hora de escribir. 

¿Desde qué edad y cada cuánto tiempo se debe llevar al niño al oftalmólogo?
Entre los 3 y los 5 años, el ojo está todavía en proceso de maduración. Antes de esta edad no es fácil, a pesar de que existen test, medir la agudeza visual. Pero, a partir de los 5 o 6 años, el ojo ya ha adquirido su madurez y el niño puede llegar a identificar movimientos, leer y facilitar la interpretación de ciertos objetos proyectados. 

¿Cuáles son principales problemas de visión en los niños?
Pueden ser refractivos o de graduación, entre los que se incluyen la hipermetropía, el astigmatismo y la miopía, y que representan el 20 por ciento en la edad escolar. Cuando estos defectos visuales no están bien corregidos, derivan en otros problemas como el ojo vago o la ambliopía y el estrabismo

¿Aumentan las dioptrías en los niños que no son tratados a tiempo?
Hay un fenómeno, que es el de la miopía escolar por adaptación al medio. Cuando hacemos trabajos prolongados en visión próxima, tenemos un efecto reflejo que es el de la acomodación para poder enfocar los objetos a esta distancia corta. Si esta tarea se desarrolla de una forma prolongada podemos ver cómo la evolución de la miopía es patente.

¿Es recomendable el uso de gafas desde que se detecta el problema visual en los niños?
Sí, llevar la visión corregida mediante gafas es lo más conveniente desde el principio. Hay muchos niños hipermétropes, que gracias a haber llevado las gafas de pequeños, ya no las necesitan de adultos. Las gafas son el método más sencillo para atajar el problema.

¿A partir de qué edad se pueden usar lentes de contacto?
La lente de contacto es una perfecta alternativa a las gafas, especialmente en casos de asimetropías, es decir, cuando hay diferencia de graduación entre un ojo y otro. A partir de los 6 y los 12 años podríamos empezar a adaptar una lente de contacto. Antes también podríamos hacerlo, pero desde el punto terapéutico, en condiciones muy especiales. Por ejemplo, si el requerimiento de ciertos deportes.

¿Cuál es el avance más significativo respecto a las gafas que pueden utilizar los niños?
El mayor avance se ha producido en los materiales. Tenemos materiales de silicona, que permiten recuperar su forma inicial aún cuando se hayan deformado, con amplios puentes para que se adapten a su nariz y donde la varilla está recogiendo perfectamente el pabellón auditivo para que no se desplace. 

¿Es recomendable la cirugía refractiva para corregir los problemas de visión en los niños?
La cirugía refractiva no es recomendable para los niños porque a una edad temprana el ojo no ha alcanzado su maduración. Sólo está indicada en los estrabismos. 

¿Cómo podemos prevenir los problemas visuales en los niños?
Más allá de las dietas y de una vida sana, la mejor prevención es la información. Las personas que están continuamente con ellos deben observar los signos. Si a un niño le duele la cabeza de forma frecuente y reconoce el dolor entre los ojos, en las sienes o en la nuca, o guiña los ojos o, después de estar jugando a un juego común con otros niños, pierde la atención o el interés pronto estamos ante un problema visual.

¿Las nuevas tecnologías afectan también a la salud visual de los niños?
El problema reside en el tiempo, que puede dar lugar a problemas de cansancio visual o fatiga, que se manifiestan con picor o sequedad ocular. Cada 2 o 3 horas de trabajo en pantalla deberíamos tener unos 10 minutos de descanso y esto no se cumple en absoluto, es decir, con más de 2 o 3 otras de trabajo en pantalla ya estaríamos produciendo cansancio visual.

Marisol Nuevo.