El papel de los padres ante los cambios emocionales de la adolescencia

Nuestros hijos adolescentes pasan por toda una montaña rusa de emociones, ¿cómo les podemos ayudar?

Sara Tarrés
Sara Tarrés Psicóloga Infantil

La adolescencia es una etapa caracterizada por los cambios emocionales, físicos, sociales, psicológicos y sexuales en los que el niño deja de serlo y se prepara para la vida adulta. Esta es una época de transición y turbulencias, más o menos intensas, que empezó en la pubertad sobre los 9-10 años y que terminará alrededor de los 18. Ante esta nueva situación, y centrándonos en los cambios emocionales en la adolescencia, ¿cuál es el papel de los padres? ¿Cómo pueden ayudar a sus hijos adolescentes?

Cómo ayudar a nuestros hijos adolescentes

Cómo los padres pueden ayudar ante los cambios emocionales de la adolescencia

Durante este tiempo nuestros hijos deben adaptarse a la transformación de su cuerpo, aceptar su nueva imagen, aprender a vivir de forma más autónoma e independiente, entender un nuevo funcionamiento de sus relaciones sociales y hacer frente a una montaña rusa de emociones en la que sus sentimientos son intensos y fluctuantes, tanto que a veces ni ellos mismos son capaces de entender qué les pasa.

Para ayudar a nuestros hijos a vivir esta etapa con mayor seguridad y menos estrés debemos estar preparados. Y no hay mejor preparación que disponer de información. Unos padres bien informados sobre cómo son, piensan, sienten y actúan los adolescentes serán unos padres menos temerosos, angustiados o enfadados por las formas en las que su hijo o hija adolescente se manifiesta.

De modo que vamos a ver algunos de los principales cambios emocionales de esta etapa y cómo podemos ayudar a nuestros hijos a vivirlos serenamente. Porque aunque parezca que ya no nos necesitan, seguimos siendo sus guías pero sobre todo sus paracaídas. Dejar que vuelen solos y se equivoquen, que decidan por ellos mismos y tengan la seguridad de encontrarnos como apoyo para que puedan levantarse de nuevo, es uno de nuestros objetivos parentales en esta etapa.

Por supuesto que como padres debemos seguir manteniéndonos firmes en nuestras decisiones, estableciendo nuevas normas y límites adecuadas a su edad y mantener un buen clima familiar que favorezca la comunicación.

Los 3 principales cambios emocionales en la adolescencia

Los adolescentes y sus cambios emocionales

Y ¿cuáles son los principales cambios emocionales por los que pasan nuestros hijos durante la adolescencia? Estos son los tres más destacables.

1. Aumento de la inseguridad y crisis de autoestima
Los cambios físicos que se están produciendo en su cuerpo suelen generar un aumento de la inseguridad en sí mismos, lo que afecta en cierto modo a su autoestima, ahora alimentada por las opiniones de sus iguales.

En esta etapa los adolescentes dan mucha importancia a su imagen, de modo que cualquier crítica a su aspecto físico puede ser motivo de una gran preocupación. La aparición del típico acné o un corte de pelo con el que no se sientan bien puede ser la causa de un aislamiento temporal. No es extraño observar cómo muchos chicos y chicas de estas edades no quieren salir de casa por alguna de estas razones.

Debido a estos motivos podemos ver que aparecen algunos complejos y en este punto debemos estar muy atentos, sobre todo para prevenir cualquier trastorno de la conducta alimentaria u otro problema emocional (ansiedad y depresión), pero también para seguir fomentando su autoestima y autoconcepto.

2. Cambios de humor o labilidad emocional
Si hay una cosa que caracterice la adolescencia son los repentinos cambios de humor de los chicos y chicas de esta edad. Los adultos observamos atónitos cómo pasan de la alegría a la más profunda tristeza en pocas horas. Son intensos en sus reacciones y muy de extremos, de blanco o negro, de conmigo o contra mí.

Y ante estas respuestas emocionales muchos padres tienen serias dificultades para mantener una buena relación familiar con ellos. La clave está en saber mantener la calma, tener paciencia y comprender que para ellos tampoco es fácil este momento. La empatía y el autocontrol, junto con un clima familiar que favorezca la comunicación nos facilitará a todos sobrellevar esta inestabilidad emocional.

3. Necesidad de intimidad
Uno de los principales cambios que notamos en nuestros hijos es el aumento de tiempo que necesitan pasar a solas.

Recuerda que el adolescente necesita encontrarse a sí mismo y por ello suele alejarse de nosotros y centrarse en su grupo de iguales. Se encierra en su habitación y le gusta disfrutar de su soledad escuchando música, leyendo, navegando por la red o chateando en las redes sociales.

Respeta su privacidad, no espíes ni fisgonees entre sus cosas. Confía en él o ella y crea espacios para hablar. Este es el momento en el que descubre su sexualidad y quiere experimentar. Forma parte de un impulso natural y normal para el que es mejor que hayáis hablado durante etapas anteriores, preparándole el camino antes de que busque información en lugares donde la va a encontrar sesgada, errónea o inexacta.

Como en cualquier otra etapa del desarrollo de nuestros hijos la paciencia y la comprensión son esenciales para generar el clima de comunicación y confianza que nuestros hijos necesitan para que puedan explicarnos qué les pasa, qué les preocupa y cómo podemos ayudarles en caso que necesiten de nuestra ayuda.

Puedes leer más artículos similares a El papel de los padres ante los cambios emocionales de la adolescencia, en la categoría de Cambios psicológicos en Guiainfantil.com.