Caries infantiles. Entrevista a Gustavo Camañas

¿Cómo debemos tratar las caries en los dientes de los niños?

Gustavo CamañasOdontólogo

Gustavo Camañas, odontólogo, considera que sanar las caries de los dientes de leche y evitar la caries del biberón con prevención es fundamental porque puede causar daños en los dientes definitivos.

Algunos consejos como el sellado de fisuras en los molares y la fluorización en la clínica están dando buenos resultados como prevención eficaz para evitar las caries en los niños.

Los dientes de leche de los niños con caries se tienen que arreglar

Niño en el dentista

¿Qué síntomas manifiesta un bebé cuando le están saliendo los dientes?
Uno de los primeros signos que notamos los padres es que el bebé está muy irritable durante una temporada, aunque va por picos. Cuando un diente se abre camino va destruyendo hueso, que duele, y encía. Notarás un exceso de salivación, episodios de diarrea, fiebre en algunos casos e irritabilidad. Para calmarse, el bebé va a necesitar morder algo con ganas. Existen algunos remedios que van bien como los mordedores fríos, que calman el dolor porque el frío actúa como un antiinflamatorio y un analgésico natural.

¿Debemos empastar las caries en los dientes de leche?
Las caries en los dientes de leche se deben empastar cuanto antes. Es casi más importante curar una caries en un diente de leche que en uno definitivo porque en el diente de leche viene el germen del diente definitivo. La caries está formada por bacterias, que se meten en el interior del diente, atraviesan la raíz del temporal y pueden afectar al definitivo. Por tanto, es importante empastar las caries de los dientes de leche para evitar problemas mayores en los definitivos.

Caries del biberón

¿Qué es la caries del biberón y cómo podemos prevenirla?
Es una afectación grave que se da, sobre todo, en los niños pequeños y es culpa de los papás. Consiste en mojar el chupete en miel o en azúcar y ofrecérselo al bebé para que se calle. En otras ocasiones, se suele dejar al bebé con el biberón para que se lo beba él solo en la cuna. En este último caso, algunos niños se quedan incluso dormidos con el biberón en la boca y los azúcares de la leche están demasiado tiempo en contacto con la dentadura, dando lugar a las caries rampantes, unas caries muy agresivas, que afectan a los dientes temporales, de manera que los dientes de leche salen prácticamente destruidos. Es muy doloroso y tiene muy mala solución. Estos dientes de leche se deben arreglar porque su caries puede afectar al germen del diente definitivo de forma irreversible.

¿Por qué es importante el sellado de los dientes definitivos?
A partir de los 6 años, empiezan a salir los molares definitivos y es entonces cuando se puede hacer el sellado de fisuras. Un sellador es una resina, que libera poco a poco una gran cantidad de flúor. Es importante colocar el sellador en muelas cuyas fisuras estén limpias, es decir, que no acumulen una caries inicial porque entonces, el efecto va a ser el contrario, es decir, vamos a conseguir que la caries se desarrolle más rápido. Los selladores son muy buenos, siempre y cuando, la muela esté limpia y no exista ninguna caries debajo. Por eso, es esencial realizar previamente una limpieza en profundidad por toda la superficie de la muela donde se va poner el sellado en la fisura.

¿Hasta qué punto evita la caries en los niños la fluorización dental?
La fluorización evita la caries en los niños porque su función es preventiva. El flúor es un escudo protector, un barniz a gran escala, que evita que el ácido que provocan las bacterias de la placa bacteriana, se introduzcan dentro del diente y produzca una caries. En consulta, hacemos fluorizaciones, que son unos baños de flúor de alta concentración, durante 4 minutos, sobre la dentadura de los niños. En los países desarrollados, el agua ya lleva flúor y, por tanto, no debemos preocuparnos de dar suplementos de flúor a los niños.

¿Las fluorizaciones son recomendables para todos los niños o sólo para los que presentan riesgo de caries?
Como medida preventiva, se pueden realizar fluorizaciones cada seis meses, sobre todo, en los niños que presentan un mayor riesgo de caries o que tienen caries rampantes. Tampoco debemos pasarnos porque podemos provocar que el diente genere unas manchas, conocidas con el nombre de fluorosis dental. El odontólogo es quien mejor puede aconsejar sobre la periodicidad de las fluorizaciones en cada caso.

Léase la entrevista completa:
Rotura de dientes y traumatismos dentales. Entrevista a Gustavo Camañas
Ortodoncia infantil invisible. Entrevista a Gustavo Camañas
Limpieza dental. Entrevista a Gustavo Camañas