Escapadas de fin de semana con niños

Destinos europeos para salir de la rutina en familia

Una vez terminada la temporada alta del verano, tenemos ante nosotros muchos meses por delante para viajar… al mejor precio. Las ofertas que podremos encontrar desde septiembre hasta prácticamente Semana Santa, con la pausa de Navidades en diciembre, tendrán en su mayoría un precio asequible para la mayoría de los bolsillos a destinos más o menos cercanos, según los días de que dispongamos.

Europa, gracias a la proximidad de sus capitales, sería una de las mejores recomendaciones que os podríamos hacer para tomaros este respiro y disfrutar de unas escapadas de fin de smena con niños, en familia o en pareja.

Escapadas de fin de semana con niños

Edimburgo en familia

Es un lugar que merece la pena visitar en cualquier época del año. En el caso de ir cuando empiecen a bajar las temperaturas, podéis aprovechar para disfrutar del “Scotch Whisky Experience Tour” o, si te atreves, para adentrarte con toda tu familia en la Ciudad de los Muertos, un paseo guiado que te llevará hasta el cementerio encantado o la ciudad subterránea que esconde Edimburgo bajo sus cimientos más antiguos. ¡Perfecto si vuestro viaje coincide con la celebración de Halloween el 31 de Octubre! Pero no todo es siniestro. Si lo que te apetece es diversión y fiesta, acércate al Royal Oak y disfruta de auténtica música folk en directo.

Londres con niños

Después del verano, empieza la mejor temporada para viajar a Londres, ya que julio y agosto son meses excesivamente soleados que podrían llegar a distorsionar la percepción del viajero menos experto respecto al auténtico clima que habitualmente caracteriza la capital británica: lluvia, niebla y el permanente smog que rodea la ciudad. Unos atributos que, junto con la amplia y variada oferta cultural, gastronómica y de ocio convierten a Londres en un clásico destino para escaparnos cualquier fin de semana durante los próximos meses.

Barcelona a tu aire

Como decíamos al principio del artículo, Europa está llena de bellas ciudades para visitar. Pero España también, y a menudo nos olvidamos de lo que tenemos en casa y vamos a buscar fuera experiencias que podríamos encontrar más cerca, con el correspondiente ahorro en tiempo y dinero. Barcelona es un buen ejemplo. Aunque es una ciudad que en verano luce en su máximo esplendor gracias a su mar y buen tiempo, la capital catalana ofrece mucho más que sol y playas. Festivales de música como el Primavera Club, celebraciones populares como “La Mercè”, la fiesta propia de la ciudad que se celebra el 24 de septiembre o la amplia oferta gastronómica de primer nivel son argumentos suficientes para acercarse a Barcelona.

Madrid para todos

La ciudad para todo el mundo. Madrid es un auténtico polo de atracción para cualquier persona que quiera disfrutar de una gran metrópoli, en la época del año que sea. Su oferta cultural –Museo del Prado, Museo Thyssen-Bornemisza o el Reina Sofía- está a la altura de la de Nueva York, París o Londres. Si el objetivo del viaje es ir de shopping, el barrio de Salamanca, Chueca, la Puerta del Sol o la Gran Vía son excelentes elecciones. Si la escapada que habéis planeado no ha podido ser en solitario y finalmente os lleváis a toda la familia, el Parque del Retiro o el Parque Warner son garantía de diversión y entretenimiento para los más pequeños.

Praga en familia

Famosa por su arquitectura gótica y su puntiagudo skyline, la capital de la República Checa se ha convertido en un destino habitual para realizar escapadas durante el otoño. Una popularidad justificada por su bien comunicado aeropuerto y sus atractivos naturales e históricos como el Río Vltava –que divide la ciudad en dos- o el puente Charles que une ambas mitades, una joya de la arquitectura pre-renacentista del siglo XIV. A pesar de su atractivo turístico, visitar Praga fuera de la temporada de verano es relativamente tranquilo, ya que sus calles y paseos se vacían de turistas a partir de septiembre. Navega por el Vltava, sé testigo del cambio de guardia del castillo de Praga, visita el Reloj Astronómico y las numerosas iglesias góticas que se esconden en las calles del núcleo antiguo o toma el antiguo ferrocarril hasta la Torre Petrin.

Venecia en pareja

Una de las ciudades más románticas del mundo, Venecia es bonita durante todo el año, pero alcanza su esplendor en otoño, cuando desaparece la masa de turistas estivales. Recorre tranquilamente sus canales renacentistas en una de sus tradicionales góndolas, degusta los exquisitos platos –marisco y pescado muy recomendables- , visita la Plaza San Marcos y contempla sus delicados palazzi de los siglos XVI y XVII. 

Cracovia con niños

Una de las ciudades polacas de mayor interés, y también una de las menos conocidas. No hay mejor época para visitarla que el otoño, antes de que las bajas temperaturas del pleno invierno hagan prácticamente imposible pasear por sus calles sin correr el riesgo de sufrir una congelación inmediata. A parte de los restaurantes y clubs, Cracovia es famosa por el Castillo de Wawel, sus iglesias góticas o sus mercados. También merece la pena visitar el barrio judío de Kazimierz o cualquiera de sus edificios barrocos.

Luis Martí, editor jefe Travelzoo

Luis Martí
Periodista 
Redactor Jefe
Revista Travelzoo 
Viajar en familia
Colaborador de GuiaInfantil.com