¿Qué opinas de los 'niños llave' y de los 'niños capricho'?

Conciliar vida familiar y laboral es el reto que intentamos alcanzar los padres día a día en nuestras empresas, en nuestro puesto de trabajo, al llegar a casa y seguir trabajando para alimentar la ilusión en nuestros hijos y dirigir su educación. Sin embargo, las diferencias entre hombres y mujeres siguen siendo abismales, al menos, en materia de conciliación.

El hecho de que sólo un 6 por ciento de los hombres haya solicitado una reducción de jornada para atender a sus hijos frente al 31 por ciento de las mujeres, que lo han solicitado en alguna ocasión, indica que la conciliación sigue siendo un asunto de mujeres. Esto es lo que se desprende de un estudio reciente sobre el impacto de la conciliación familiar y laboral en el bienestar de la infancia, presentado por el Defensor del Menor, Arturo Canalda, en la Asamblea de Madrid, y elaborado por la Fundación MásFamilia y el 'Observatorio efr'.

Madre trabajadora: conciliar vida laboral y familiar

Este informe pone de manifiesto que la práctica totalidad de las empresas reconocen que las medidas de conciliación impactan positiva y directamente sobre el bienestar emocional en el 100 por cien de los casos y en el rendimiento escolar del 81 por ciento de los hijos de sus colaboradores. Por ello, el 80 por ciento de los padres y madres trabajadores demandan más facilidades para conciliar la vida familiar y la laboral, mientras que el 76 por ciento valora muy positivamente medidas como la flexibilidad de horarios, el 'teletrabajo' o las excedencias con reserva de puestos de trabajo. Y es que la falta de tiempo para estar con los hijos se ha incrementado todavía más con la crisis, que ha generado una mayor presión sobre el "presentismo", un modelo obsoleto ya en los países más avanzados de la Unión Europea, que obliga al trabajador a permanecer un número de horas en la empresa, en lugar de optar por otros modelos laborales más productivos como el basado en el cumplimiento de objetivos. Pero parece que a los empresarios les cuesta asumir, a pesar de que va en su contra, que un trabajador con su vida familiar organizada es mucho más productivo y que aplicar medidas de conciliación constituye una ventaja para las empresas. El Defensor del Menor, Arturo Canalda, ha aprovechado estas cifras para recordar a los padres que para educar bien a los hijos hay que pasar tiempo con ellos, ejerciendo una paternidad responsable, evitando caer en estereotipos como los "niños llave", que pasan muchas horas solos en casa acompañados de sus niñeras electrónicas (televisión, consolas, videojuegos) o los "niños capricho", fruto de un exceso de benevolencia por la mala conciencia de los padres. Otro desastre motivado por esa falta de medidas de conciliación que impiden que los padres pasen más tiempo educando a sus hijos debido al "presentismo" y a que todavía esté mal vista la petición de la reducción de jornada por parte de los hombres, es la cifra de fracaso escolar en Secundaria, que en España asciende al 31,4 por ciento, mientras que en Europa se reduce a la mitad, es decir, al 15,4 por ciento. Familia y trabajo son los dos pilares fundamentales de la vida y compaginarlos es lo mejor para empresarios, padres e hijos. Si te preocupa la calidad de vida de tu familia y, alguna vez, tus hijos se han convertido en "niños llave" o "niños capricho", cuéntanoslo a través de nuestra página oficial en Facebook. Marisol Nuevo.