Un niño nos explica por qué donar médula

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

A sus escasos cuatro años, debería estar aterrado. Tiene leucemia.  Sin embargo, Daniel intenta quitarnos el miedo a nosotros, los mayores, los únicos que podemos salvar su vida.

Este pequeño se ha convertido en protagonista de una campaña que pone en marcha la Asociación 'Unidos por la médula', una asociación formada por un grupo de voluntarios que sólo buscan una cosa: concienciar a la población sobre la importancia de donar médula para salvar la vida de niños con cáncer.

Donar médula no duele

Niño con leucemia

Daniel tiene leucemia desde que tenía sólo dos años. Desde entonces libra una batala sin tregua. Está acostumbrado a las batas, las agujas, los goteros y las largas estancias en el hospital. Y a sus cuatro años nos da a todos una lección de coraje y valentía, y nos anima a donar médula, sin miedo, sin dudas, sin excusas. 

Daniel nos explica muy tranquilo por qué donar médula: 'No duele nada'. Claro. Conciso. Directo. Incluso nos da algún consejo: 'hay que soplar muy fuerte para que no duelan los pinchazos'. Él sólo quiere curarse para poder ir al colegio, para ser un niño normal. Saltar, jugar con los demás. Pero sólo lo logrará con ayuda: la de un donante. 

Cualquiera puede ser donante de médula. Basta con hacerse unas pruebas de compatibilidad para entrar en el Banco Mundial de Donantes de Médula (no pueden ser donantes de médula por ejemplo hipertensos o personas con problemas de corazón). Pero en España, sólo un 0.3% de personas donan médula. Por eso el banco de médula es tan pobre. Por eso niños como Daniel no encuentran una médula compatible. Con esta campaña se intenta hacer llegar al máximo de personas posibles estos mensajes:

- Donar médula salva vidas. 

- Donar médula no es peligroso.

- Donal médula no duele. 

¿Necesitas algo más para convencerte?