El cepillado de dientes de los niños

Cuidar los dientes y encías de los bebés y los niños es fundamental para que gocen de una buena salud bucodental cuando lleguen a adultos. Para prevenir las enfermedades bucodentales, que son fundamentalmente las caries y las enfermedades de las encías, basta con seguir una correcta higiene dental y comer los alimentos adecuados.

La higiene dental de los niños

niño cepillándose los dientes

Siempre conviene recordar que debemos cepillarnos los dientes y encías después de cada comida, y siempre antes de acostarnos. Éste último cepillado es el más importante del día, ya que durante el sueño la caries puede ser más destructiva. El cepillo de los niños debe ser de cabeza pequeña y siempre debe usarse una pequeña cantidad de pasta dentífrica del tamaño de un guisante. Enseñar a los niños a lavarse los dientes como un hábito o rutina ayuda a prevenir enfermedades bucodentales, no obstante es preciso supervisar su cepillado hasta que los niños y niñas pequeños sepan hacerlo correctamente. 

Estas son las recomendaciones generales para todos, pero los niños que tienen asma y usan inhaladores, o jarabes para la tos que llevan azúcar deben cepillarse los dientes después de la toma de los medicamentos. Y para curar las encías que sangran, al contrario de lo que pueda parecer, hay que insistir en el cepillado. Además, es importante que todos los niños acudan al dentista a revisión al menos una vez al año, especialmente los niños que padecen enfermedades crónicas como cardiopatías y diabetes

En cuanto a la alimentación, los zumos, refrescos, batidos, dulces, bollería o chuches son alimentos azucarados que pueden producir caries. Por tanto, es recomendable limitar su consumo, es decir, no tomarlos a diario ni usarlos como premios para motivar buenas conductas. El agua es la mejor bebida tanto para los niños como para los adultos, se recomienda realizar cinco comidas al día y evitar picar entre horas. 

Y es que no debemos olvidar cuál es el proceso de formación de las caries. Para que los niños lo entiendan y se conciencien de la importancia de llevar una buena higiene dental podríamos resumir el proceso de formación de las caries en una operación relacionada con las matemáticas: bacterias en la boca + alimentos dulces + tiempo = ácido = caries. En otras palabras, cuando los alimentos azucarados entran en contacto con las bacterias de la boca (placa dental) se produce un ácido que ataca al esmalte del diente y poco a poco puede llegar a destruirlo en su totalidad. 

Sin embargo, se conoce poco que el agujero que la caries produce en el diente no produce solamente un daño local, sino que la caries también produce un daño diferido en otros órganos del cuerpo como los riñones, el corazón y las articulaciones. 

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com