Gastroenteritis ¿cómo saber si mi hijo se está deshidratando?

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

La gastroenteritis es una enfermedad viral que se transmite por contacto y causa diarrea y vómitos a quien la sufre, en ocasiones también se la llama gripe estomacal.

Si has padecido alguna vez gastroenteritis, ya sabes o fácil que es deshidratarse durante las primeras fases de la enfermedad y cómo queda el cuerpo. Por ello, en niños, es básico extremar la vigilancia ya que pueden deshidratarse de forma mucho más rápida que un adulto. Saber si el bebé se está deshidratando y cuándo debemos acudir a urgencias es fundamental para evitar males mayores.

Cómo saber si el niño sufre deshidratación

Deshidratación por gastroenteritis

Una de las enfermedades comunes que más temo es la gastroenteritis vírica, y es que, resulta muy peligrosa sobre todo en bebés lactantes ya que puede causar deshidratación cuestión de pocas horas. Soy experta en ello, mis hijos pequeños han estado ingresados por este motivo.

Cuando el niño comienza a tener un cuadro de diarrea y vómitos nos suele entrar la duda de si acudir a urgencias o esperar a ver si remite intentando no ser alarmistas. Sin embargo, saber reaccionar es importantísimo en estos casos ya que una deshidratación severa puede causar la muerte.

Los síntomas que nos indican que el niño está deshidratado son:

- Tiene las mucosas secas: nariz y boca

- Tiene el signo del pliegue o signo del lienzo húmedo: si pellizcas la piel y no retorna instantáneamente a su estado original, es decir, se queda el pliegue durante unos segundos como si siguieras pellizcando.

- El niño llora sin lágrimas.

- Tiene taquipnea: su frecuencia respiratoria es acelerada, por encima de 12 y 20 ciclos respiratorios por minuto.

- En recién nacidos se aprecia las fontanelas deprimidas.

¿Cuándo ir a urgencias si el niño tiene diarrea y vómitos?

Hay varios tipos de deshidratación: leve, moderada y severa. Sin embargo, es posible que a los padres ante los nervios y angustia del momento, cualquier cuadro nos parezca muy severo. Sin embargo, estos son los casos en los que debemos acudir a urgencias:

- se trata de un bebé menor de un año.

- si ha tenido más de 5 episodios de diarrea y más de 2 de vómitos en las últimas 24 horas.

- si no puede ingerir por sí mismo líquido o cualquier cosa que bebe la expulsa inmediatamente.

- si presenta sangre o moco en las deposiciones.

Cuando acudas al hospital, los pediatras no dejarán a tu hijo ingresado, a no ser que presente deshidratación severa. En otros casos, tendrán al niño en observación durante unas horas mientras le rehidratan por vía u de forma oral y se le mandará a casa para que le controles desde allí.

El pediatra recomendará en casa llevar una alimentación habitual, sin obligar al niño a comer, darle a beber a pequeños sorbitos durante las primeras horas e incluso dándole suero líquido.