Otitis en niños y bebés. Dolor de oídos

La otitis causa de dolor de oídos en niños y bebés

La otitis es una inflamación del oído medio (espacio detrás del tímpano), muy frecuente durante la infancia, principalmente en los niños menores de 3 años de edad, que van a la guardería y que han acumulado mucosidad a consecuencia de un catarro.

Suele estar causada por una infección y estar precedida por un resfriado, una gripe o cualquier otra afección de las vías respiratorias altas que curse con mocos. Los virus y bacterias llegan al oído medio a través de la trompa de Eustaquio.

Síntomas de la otitis en niños y bebés

Síntomas y causas de la otitis

Los niños y bebés con otitis tendrán síntomas, que se manifiestan con dolor intenso, llevándose las manos a los oídos. Los afectados también presentarán cambios en el apetito o en el sueño, agitación e irritabilidad, supuración saliendo por los oídos, dificultad para escuchar correctamente, náuseas y fiebre

La infección del oído medio produce un acúmulo de pus y fluidos, que presiona sobre el tímpano, ocasionando dolor y pérdida de audición en el niño. Ocurre, sobre todo, en los meses fríos, es muy dolorosa y, en casos muy severos, puede provocar una pérdida auditiva, por lo que se hace necesario un diagnóstico y tratamiento, lo antes posible.

Causas de la otitis en niños y bebés

Las trompas de Eustaquio de los niños, que son un canal que une la nariz y el oído, son más cortas y horizontales que en el adulto. Esto favorece que los mocos de la nariz pasen fácilmente al oído, donde se convierten en caldo de cultivo de virus o bacterias, y se desarrolle la otitis.

Así, se produce la infección que cursa con inflamación y produce dolor. Esta enfermedad es más común en niños pequeños porque su anatomía favorece el paso de los gérmenes de la nariz al oído porque el camino es más corto.

Otras causas que pueden desencadenar la otitis son las infecciones del oído repetidas, la obstrucción infecciosa de la trompa de Eustaquio, la obstrucción mecánica de trompa de Eustaquio y la obstrucción alérgica de la trompa de Eustaquio.

Diagnóstico de la otitis en bebés y niños

El diagnóstico médico se realiza mediante la exploración del interior del oído con un otoscopio, un aparato que el pediatra introduce en el interior del oído para comprobar el estado del oído medio, y se completa con un exámen de las vías respiratorias y de la garganta, aparte de una evaluación de los síntomas del niño.