No estás fracasando. Ser mamá es difícil y agotador

Consejos para cuidarte como madre y como mujer

María José Padilla
María José Padilla Coach educativa

El cine y los anuncios de televisión nos han vendido una imagen de la maternidad que nada tiene que ver con la realidad de las mujeres que deciden por voluntad propia iniciarse en esta aventura. Traer una vida al mundo es una de las experiencias más bonitas que vive una mujer en su vida, pero también puede ser muy dolorosa. Los miedos, los temores y los sentimientos de culpabilidad nos acompañan en cada momento, creándose un sentimiento de fracaso constante. Ser madre es difícil y agotador, pero solo admitiéndolo podremos conseguir que ese pensamiento no nos asfixie ni ahogue. 

La conversación entre dos mujeres que demuestra que ser mamá es difícil y agotador 

El difícil y agotador trabajo de ser madre

- Ser mamá es agotador.

- Sí, pero los beneficios te lo compensan.

- Puedes decírmelo. Yo también soy mamá.

- ¿Decirte qué?

- Todas las cosas que piensas, pero que no te permites decir.

- De acuerdo, yo primero. Quiero mucho a mi hijo, más de lo que puedo expresar, pero ser mamá no es suficiente. Echo de menos mi trabajo. No me dejarás sola aquí sintiéndome como la peor mamá del mundo, ¿no?

- De acuerdo. Amo a mis niñas, pero he disfrutado de no tenerlas aquí. Necesitaba un descanso. Me siento culpable. Porque siempre había deseado tener una familia. Y ahora tengo dos niñas preciosas y me están volviendo loca. Y siento que estoy fracasando todo el tiempo.

- No estás fracasando. Ser mamá es difícil.

- Ser mamá es muy difícil.

Así comenzaba una conversación entre dos protagonistas de una película del año 2010 (Sex and the City 2), dos mujeres que son madres y se confiesan acerca del sentimiento de ser mamá. Pasen los años que pasen, este tema entre mujeres es un tema que cuesta hablar abiertamente.

Ejercicio para no sentirte que fallas como madre 

no te sientas que eres mala madre

Afortunadamente, algo está cambiando y, poco a poco, somos capaces de expresar los sentimientos relacionados con nuestros hijos, sin sentirnos culpables o malas madres por sentirse así. De hecho es un ejercicio que yo recomiendo hacer para liberarnos de pensamientos tóxicos y negativos hacia nuestra persona. ¿Empezamos? 

Si pudieras expresar abiertamente tus sentimientos, ¿qué es lo primero que expresarías? Escríbelo si aún no eres capaz de verbalizarlo en voz alta. Y si te atreves, háblalo con otras mujeres… ¡te sorprenderá lo que dicen si sois totalmente honestas! Y, por favor, pongas lo que pongas, recuerda una famosa frase de Jill Churchill, escritora estadounidense: 'No hay manera de ser una madre perfecta, hay un millón de maneras de ser una buena madre'. 

Las creencias alrededor del rol de la madre, cada vez más, se destapan y se comparten abiertamente. Y es que nos enfrentamos a saber si las expectativas que quiero cumplir son mías o de la sociedad. Nos enfrentamos al miedo de no llegar a ser la madre perfecta que, desafortunadamente, nos atrapa para dejar salir quien realmente somos.

Se nos olvida que nuestros hijos no quieren madres perfectas, sino madres felices. Madres que se sientan bien en el rol de madre, de hija, de compañera, de amiga… ¡en cualquiera de sus roles, porque lo importante es ser una misma en cualquiera de nuestras facetas!

Cómo cuidarte como mujer y como madre 

cuidarte como mujer y madre

Yo me tengo que querer a mí misma, me tengo que caer bien, me tengo que aceptar tal y como soy. Y eso es lo que realmente le importará a mi hijo y será lo que quiere para su madre porque querrá aprender de ella, que él también tiene que quererse. No olvides que para cuidar de otra persona, primero tienes que cuidar de ti. ¿Cómo podemos hacer esto? ¡Aquí van algunos consejos! 

- Buscando tiempo para ti
El día tiene 24 horas y dentro de estas posibilidades seguro que sacas un momento para estar contigo y hacer eso que realmente te gusta: ir al clase de yoga, practicar running, leer un libro... 

- Queda con amigas
Mujeres que estén pasando por lo mismo que tú y con las que puedas desahogarte o poner un poco de humor a la vida, pero también con aquellas colegas que son solteras y que te hablarán de otra cosa que no sea de los niños. 

- Delega o descargar 
En este punto quizás deberías tener una conversación con tu pareja. Quizás tú te está sobrecargando de tareas y eso te está asfixiando. No eres supermother ni superwoman, ¡recuérdalo! 

Piensa que algún día esta etapa tan agotadora de llevarles al colegio, recogerles, las extraescolares, los uniformes y los exámenes pasará. Tus hijos crecerán y, con suerte, se independizarán, encontrarán un trabajo y formarán su propia familia. Entonces, puede, que eches de menos esta situación. ¡Disfruta de la maternidad con sus luces y con sus sombras

Puedes leer más artículos similares a No estás fracasando. Ser mamá es difícil y agotador, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.