Un remedio efectivo para evitar la otitis en bebés

El lavado nasal es uno de nuestros mejores aliados contra la mucosidad

Alba Caraballo
Alba Caraballo Directora de contenidos

La otitis es una de las enfermedades más comunes en la infancia y una de las que provoca más visitas al pediatra. En general, las otitis son consecuencia de un catarro u otra infección de las vías altas, y se produce por una inflamación del oído medio debido a la acumulación de mucosidad.  

Esta acumulación provoca una gran molestia y dolor a los bebés y niños, por lo que en Guiainfantil.com te contamos cuál es el remedio más efectivo para evitar la otitis en bebés.

Otitis en bebés

Cómo evitar la otitis en los bebés

Si el bebé, durante un proceso catarral, está más irritable de lo normal, llora mucho cuando le acuestas en la cama o se lleva la manita al oído, es posible que esté afectado por un cuadro de otitis. 

Suele causar un dolor constante que se agudiza cuando el niño está tumbado en la cama. El diagnóstico final lo realizará su pediatra mediante la exploración del interior del oído con un otoscopio. Si el oído está enrojecido o incluso ha llegado a perforarse el tímpano, el tratamiento a seguir más común será a base de antibióticos, siempre por supuesto, recetados por el médico del niño.

Pero, para evitar terminar en la consulta del pediatra o prevenir que el niño tenga otitis de repetición, los padres podemos prevenirla con un sencillo pero efectivo remedio: lavar su nariz de forma frecuente con agua de mar

Lavados nasales: el mejor remedio para evitar otitis en bebés

El lavado nasal es una de las mejores soluciones para combatir la congestión o los mocos en el bebé. Es más, es posiblemente uno de los pocos aliados con los que contamos, ya que los los medicamentos descongestivos están totalmente contraindicados en edades tempranas. 

Por lo tanto, es muy recomendable que tengamos siempre a mano agua de mar. Está disponible en spray para facilitar la administración del producto. 

Lavar las fosas nasales del bebé con agua de mar es muy efectivo, ya sea que esté acatarrado o simplemente como medida de higiene general. Y es que, los bebés no pueden ni saben sonar la mucosidad que se va acumulando, por lo tanto, somos los padres los encargados de introducir como rutina el lavado nasal del bebé y así evitar futuras complicaciones y molestias de salud a nuestros hijos. 

Cómo hacer un lavado nasal al bebé

- Debemos elegir un momento en el que el bebé esté relajado y tranquilo, nunca durante una rabieta.

- Le colocamos en posición tumbada y giramos su cabeza para dejarla de lado.

- Introducimos la boca del spray de agua de mar por uno de los orificios y pulverizamos durante 2 o 3 segundos

- Extraemos el spray y secamos el exceso de agua de mar.