Cómo actúa el agua de mar para limpiar la nariz del bebé

Por qué es bueno usar agua de mar para limpiar la nariz del bebé

A la hora de realizar la higiene del bebé no debemos olvidarnos nunca de la nariz. Ya sea que el bebé esté acatarrado o no, es importante limpiar las fosas nasales para permitir que respire correctamente.

Y es que, las fosas nasales actúan como filtro del aire por lo que todas las impurezas presentes en el aire como polvo, humo, bacterias o alérgenos pueden irritar la nariz y producir congestión nasal. Una de las formas más efectivas para limpiar la nariz del bebé es utilizar agua de mar. ¿Sabes cómo actúa? 

Así funciona el agua de mar para limpiar la nariz del bebé

Cómo actúa el agua de mar en la nariz del bebé

Una de las curiosidades que rodean a los bebés y que, quizás desconozcas es que los menores de 6 meses no saben respirar por la boca. Por ello, cuando sufre un catarro o existe más acumulación de mucosidad le resulta realmente incómodo, tanto para dormir como para comer. 

Para ayudarle y poder limpiar su nariz de mocos y favorecer la respiración del bebé podemos usar agua de mar, así es como actúa:

- Reblandece la mucosidad y facilita su expulsión.

- Limpia y humedece las fosas nasales eliminando alérgenos, bacterias, virus, polvo o contaminantes.

- Si se utiliza de forma regular ayuda a proteger contra el resfriado y otras complicaciones.

- Ayuda a humedecer las fosas nasales en caso de sequedad ambiental.

- Actúa de forma directa y efectiva ya que está compuesta al 100% por agua marina.

- Restablece la respiración nasal en caso de congestión.

- Ayuda a prevenir otitis y otras enfermedades otorrinolaringológicas.

Todas estas ventajas del agua de mar para el bebé son posibles porque conserva todos los los minerales y oligoelementos del mar (potasio, calcio y magnesio)

Cómo usar agua de mar con el bebé

Para aplicarlo debemos tumbar al bebé sobre una superficie lisa, giraremos su cabecita hacia un lado y aplicaremos el agua de mar sobre el orificio que quede más en la superficie. Después repetiremos sobre el otro orificio.

Finalmente incorporaremos al bebé para que pueda expulsar todas las mucosidades y podamos eliminar el agua que haya caído sobre su cara con una toallita.

Nunca debemos aplicar el agua de mar con la cabeza del bebé inclinada hacia atrás.