4 divertidos juegos para enseñar a un niño a sonarse los mocos

La acumulación de mocos en los niños puede derivar en otitis, sinusitis o bronquitis

Laura Cerrillo
Laura Cerrillo Logopeda y docente

Masticar, tragar o sonarse los mocos son acciones diarias que los adultos realizamos de manera sencilla y automática sin que nos genere ninguna preocupación. Los niños, en cambio, suelen presentar ciertas dificultades porque para ellos todo es nuevo.

Muchas madres persiguen a sus niños por el salón de su casa para que echen los mocos, pero esto ¡se acabó! Te presentamos 4 divertidos juegos para enseñar a los niños a sonarse los mocos.  

Cómo enseñar a los niños a soñarse los mocos con juegos

enseñar a los niños a sonarse los mocos

Durante los primeros años de vida, es frecuente ver a los más pequeños con la nariz tapa y alta mucosidad. La presencia de moco, sea más o menos frecuente y sea más o menos seca, puede llegar a ocasionar malos hábitos porque ellos no suelen darse cuenta de la presencia de moco y les cuesta aprender a sonarse: no perciben olores, siempre respiran por la boca y esta permanece abierta...

La acumulación de mocos puede, además, desembocar en enfermedades como la otitis, la sinusitis, la rinitis alérgica, bronquitis, bronquiolitis, conjuntivitis...

Es importante pararnos a pensar en las dos principales funciones de la nariz o, también llamada vía aérea superior: por un lado, la respiración y, por el otro, el olfato. Concretamente, la respiración consiste en un buen pase de aire en inspiración (de afuera hacia adentro) y en espiración (de adentro a hacia afuera). El olfato hace referencia a la capacidad de discriminar todo tipos de olores. Ambas funciones son importantes de estimular frente a los mocos. 

Te proponemos cuatro sencillos consejos para enseñar a los niños a sonarse los mocos en casa de forma divertida y fácil:

1 - Jugando con los masajes
Realizar pequeños masajes alrededor de las alas de la nariz, procurando apretar hacia los extremos con la intención de abrir más la permeabilidad, puede ser muy beneficioso a nivel de propiocepción. Y aún más, si añadimos variadas cremas aromáticas.

2 - Jugando a limpiar la nariz
Un buen momento para poder llevar a cabo una buena limpieza y drenaje de la nariz es, sin duda, después de un relajante baño con agua y vapor caliente. El truco para que resulte mucho más efectivo es procurar empezar por un lado de la nariz y luego alternar con el otro.

3 - Jugando con los olores
Como hemos comentado anteriormente, también será importante poder estimular el olfato y los olores, por ejemplo, aprovechando momentos cotidianos del día a día, como oler lo que cocinamos, oler antes de comer cada plato, mostrarle las diferentes especies que utilizamos para preparar ciertos menús o, incluso, haciendo pequeñas excursiones a tiendas de perfumes o, de vuelta a casa tras una tarde en el parque, cogiendo flores y llevándolas cerca de la nariz.  

4 - Jugando con el mata-suegras
Este pequeño y lúdico instrumento que utilizamos en fiestas de cumpleaños o Navidad está indicado para soplar fuerte por la boca, pero también podemos adaptarlo para la nariz, mientras que tapamos el otro orificio con el dedo. De este modo, será más fácil para el niño visualizar su fuerza de la nariz y querer repetir y entrenar de forma divertida.

Con estos divertidos juegos para expulsar los mocos, ya no tendrás que estar todo el rato diciéndole a tu pequeño: "¡Sopla, sopla!".