Consecuencias de la acumulación de mocos en los niños

Qué ocurre cuando se acumulan demasiados mocos en los niños: otitis, faringitis, sinusitis...

Adriana Méndez
Adriana Méndez Psicóloga y redactora

Es normal que cuando los niños tienen un resfriado o gripe tengan muchos mocos. Esto se debe a que la mucosidad actúa como una línea defensiva contra los virus y bacterias que se encuentran en las enfermedades catarrales, gripales o alérgicas; previenen que haya complicaciones en los pulmones, vías respiratorias o garganta. La pediatra Rebecca Ordovás nos da algunas claves sobre las consecuencias de la acumulación de mocos en los niños y en qué enfermedades puede derivar.

La acumulación de mocos y sus complicaciones en los niños

Si hay acumulación de mocos en los niños

Los niños tienen un sistema inmunológico delicado, debido a que no está desarrollado en su totalidad. Por este motivo, los niños (en especial los menores de 6 años) son más propensos a sufrir de catarros o resfriados. Tanto así que pueden tener hasta uno por mes y tener una duración de 14 días o hacer una cadena de estos a lo largo del año, es decir, que pueden contagiarse de otro antes de terminar de pasar su primer resfriado.

Pero, como ya se mencionó anteriormente, los mocos están presentes todo el tiempo ayudando a proteger las vías respiratorias de ser dañadas por algún agente nocivo del exterior. Por ello, debemos eliminar ese concepto tan extendido de que los mocos son siempre malos. Sin embargo, cuando hay acumulación de mucosidad, debemos tener en cuenta algunas posibles complicaciones.

Por qué los niños tienen tantos mocos por gripe o resfriado

Mucosidad por resfriado o gripe en niños

Pero, ¿por qué a los niños se les acumulan los mocos? ¿Por qué tienen congestión nasal? No olvidemos que la mucosidad es la respuesta del organismo ante la presencia de algún agente viral patógeno o alergénico, que nos causan irritaciones nasales, catarros y alergias. Esto lo hace para eliminar dicha partícula y prevenir enfermedades.

Hay que recordar que los resfriados o catarros comunes son eventos que se dan de forma aleatoria y espontánea, debido a todos los virus que existen en el ambiente. Es, cuando uno de estos virus prevalece sobre otro que tendemos a enfermarnos, causando irritaciones, inflamaciones y mucha mucosidad en nuestra nariz o faringe, sin que necesariamente ser un problema grave para nuestra salud a futuro.

¿Cuándo los mocos se convierten en un problema para los niños?

Las consecuencias de los mocos en niños

En resumen, existen complicaciones cuando hay acumulación de mocos de una forma seria en la nariz de los pequeños y estos causan infecciones en ciertas partes del cuerpo (oídos, garganta...). Esto puede conllevar al desarrollo de enfermedades como otitis, sinusitis, faringitis, etc. A continuación te contamos más.

1. Otitis

La otitis responde a una acumulación de mocos que se alojan en los oídos tras un resfriado o gripe y es una de las principales consecuencias del exceso de mocos presentes en la nariz de los niños. Debido a la estructura de los oídos infantiles (la cual es diferente a la de los adultos), los niños tienen más posibilidades de desarrollar otitis, debido a que el moco no se drena de forma correcta.

La otitis puede producir síntomas como:

- Dolor.
- Fiebre.
- Causar rotura de tímpano.
- Causar mastoiditis

La mastoiditis es una complicación de la otitis y consiste en la infección del hueso de detrás del oído. Se trata de una enfermedad grave, ya que los antibióticos no suelen llegar hasta ese hueso y puede requerir de una intervención.

2. Sinusitis

La sinusitis es otra de las complicaciones más comunes por la acumulación de mocos. La sinusitis afecta a los senos paranasales, que son unas cavidades que tenemos a ambos lados de la nariz, donde están nuestras mejillas. Cuando se alojan mocos en esta zona producen:

- Dolores de cabeza
- Congestión nasal.
- Fiebre.

3. Rinitis alérgica

Estas ocurren cuando hay presencia de un agente alergénico dentro de la nariz. Además de la gran cantidad de mocos, se dan otros síntomas relacionados con la rinitis alérgica como:

- Picor de nariz.
- Estornudos.
- Tos irritativa o nerviosa que puede ser muy irritable para los niños, ya que les genera molestias en el pecho.

Los mocos se acumulan en los niños

4. Faringitis, bronquitis o laringitis

Cuando tenemos niños en casa, hay enfermedades que nos empiezan a sonar más como son la faringitis, bronquitis o laringitis. Estas tres complicaciones pueden generarse de diversas maneras por la acumulación de los mocos. Por ejemplo:

- Cuando hay infección de la garganta se llama faringitis.
- Cuando existe una infección en la laringe, es laringitis.
- Cuando la infección baja y se aloja en los bronquios, se le conoce como bronquitis.

Esto se debe a que, cuando existe un almacenamiento excesivo de mocos en algunas de estas regiones, se produce una inflamación. Como consecuencia, suele aparecer tos y dificultad para respirar de forma correcta.

5. Bronquiolitis

La broquiolitis es una infección de los bronquiolos, que son los tubos o ramas más alejados de las vías respiratorias, que están dentro de los pulmones. Es muy común este tipo de enfermedad en los niños menores a 2 años y puede causar tos y dificultad para respirar.

6. Conjuntivitis

¿Te imaginabas que la conjuntivitis podía ser ocasionada por la acumulación de mocos? Esto es debido a que los mocos suben hasta los lagrimales en los ojos, causando infecciones. Generalmente derivadas de los catarros, en especial en los niños. Lo que produce:

- Picor.
- Lagañas (legañas).
- Enrojecimiento.

Evitar las complicaciones por los mocos en tus hijos

Niños con muchos mocos

Estos consejos te serán de gran utilidad para prevenir cualquier consecuencia generada por la acumulación de mocos en la nariz de tu niño o niña. Es importante que los padres estemos atentos a la salud de nuestros hijos para apreciar cuanto antes esos síntomas que podrían advertir del desarrollo de una enfermedad, antes de que este se complique.

- Muchos de los resfriados o catarros son producidos por virus que están por doquier en el ambiente. Es importante no medicar constantemente a los niños (y nunca automedicar) cuando pasan por un resfriado.

- Realizar lavados nasales con agua de mar o solución salina, antes de comer y antes de dormir,  para mantener las vías despejadas.

Si tienes alguna duda sobre la gran mucosidad de tu hijo o aprecias algunos de los anteriores síntomas, recuerda llevar a tu hijo al pediatra. Este profesional de la salud te ayudará a resolver todas tus preguntas y valorará si es necesario aplicar algún tratamiento a tu bebé o niño.

Puedes leer más artículos similares a Consecuencias de la acumulación de mocos en los niños, en la categoría de Enfermedades infantiles en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: