Cuidados del niño cuando tiene la gripe o un catarro

Consejos higiénicos y dietéticos para niños con gripe

Patricia Fernández Pérez
Patricia Fernández Pérez Redactora en Guiainfantil.com

No es lo mismo gripe que un resfriado. Aunque los indicios pueden ser parecidos, los cierto es que los síntomas de la gripe son mucho más fuertes que los de un resfriado común.

A nivel interno, conviene saber que el resfriado está provocado por una bacteria, y la gripe por una infección vírica. En el primer caso, los antibióticos podrían servir para combatir la enfermedad, pero en la gripe no.

En los dos casos, si el niño ha enfermado, conviene seguir varias recomendaciones higiénicas y de alimentación.

Qué cuidados debemos darle a un niño con gripe o catarro

 Cuidados del niño en la gripe y el resfriado

Los síntomas de la gripe son muy significativos:

- Tos, mocos y garganta irritada.

- Fiebre de más de 38 grados.

- Dolor de cabeza, músculos y articulaciones.

- Diarreas y vómitos.

- En ocasiones sinusitis o infecciones de oídos provocadas por los mocos.

Lo que no hay que hacer en caso de gripe:

- No dar antibióticos.

- No dar aspirinas (ácido acetilsalicílico) ya que puede crear fallos hepáticos en el niño.

- La temperatura real del niño es la media de las 24 horas, ya que por la mañana la temperatura es más baja y por la tarde sube.

- No llevar a los niños a lugares cerrados y con mucha gente.

- Procurar no acercar a los niños enfermos a bebés o ancianos.

- No dar baños fríos, ni con hielo, ni con alcohol, ya que provocan temblores y empeoran su estado. Mejor un baño tibio.

- No obligarle a comer.

- No compartir vasos, cubiertos, comida ni bebidas con otros niños.

Cuidados higiénicos y alimenticios para un niño con gripe:

- Tener al niño en reposo.

- Darle antitérmicos para aliviar la fiebre.

- Es conveniente que haya humedad en la habitación del niño para favorecer la secreción nasal. Para ello podemos poner un humidificador, aunque es conveniente lavarlo cada día ya que suelen acumularse bacterias y moho en ellos.

- Debemos llevar al niño ligero de ropa, sin taparle demasiado para que no le suba la fiebre.

- Para evitar la deshidratación debemos dar al niño mucho líquido que puede ser en forma de zumos, agua, caldo de pollo, limonada…

- Dar al niño alimentos con azúcar como galletas, pan, dulces pero sin grasa, para que se digiera mejor.

- Dar dieta ligera, ya que normalmente no suelen tener hambre. Mejor alimentos blandos y nunca obligarle a comer.

- El niño debe taparse la boca con un pañuelo o con el ángulo del codo cada vez que tosa o estornude.

- Debemos acostumbrarle a lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón para no contagiar a los demás.

 Con estos sencillos cuidados ayudaremos a que le niño se encuentre mucho mejor y no contagie a toda la familia.